viernes, 10 de julio de 2015

DON ALEJANDRO CANO Y LA HISTORIA DE SANTUARIO-RISARALDA-


Alfredo Cardona Tobón




En el periódico “ Santuario” de la Sociedad de Mejoras Públicas de ese municipio risaraldense, vemos en la  edición de noviembre 20 de 1948, un interesante artículo que ilustra sobre los primeros tiempos de su fundación.

Fue una entrevista de Ignacio Gómez Vargas, un inspirado  intelectual santuareño cuya obra literaria de altísima calidad deberías ser rescatada de los viejos periódicos  roídos por el tiempo y los insectos. El entrevistado fue  don Alejandro  Cano, de los Canos guaqueros y fundadores del Espectador, un ilustre patriarca fundador y testigo  de los primeros pinitos de esa lucida  localidad, que en tiempos de Caldas fue uno de los municipios más importantes del departamento.

Don Alejandro Cano estaba en el parque principal  y  con las volutas de humo del cigarro fue desenvolviendo los recuerdos que  67 años más tarde, reproducimos  tal como los registró Ignacio Gómez Vargas, sin que se cambie una coma:

“¿Cómo llegó a esta tierra don Alejandro?-

Custodio Cano, mi padre que fue uno de los fundadores del  pueblo, me trajo cuando yo tenía doce años. Llegamos al lugar donde hoy está El Tambo, nombre que se le puso  por haber encontrado en ese sitio un  tambo de indios. Allí iniciamos la rocería y levantamos la casa , donde vivimos por espacio de muchos años. En la cuchilla donde hoy se levanta el pueblo ya estaba  instalado Julián Ortiz, quien fue el primero que llegó con su  hijo Juan y la señora de este llamada Filomena. Ellos abrieron lo que corresponde  a la parte central del área urbana. Algunos años más tarde, cuando llegaron otros colonos y se levantaron más casas en esta región, todos los vecinos pensaron  en fundar un pueblo,  para lo cual pidieron a Julián que les cediera terreno para ello. Este se negó  y entonces los iniciadores de la fundación se fueron hasta el paraje de “el Encanto”, donde tropezaron con el inconveniente de la falta de agua.  Siguieron más adelante  y en trayecto que se recorría de Arenales ( Hoy Mocatán)  a esta fundaron su caserío que denominaron Apía, en recuerdo de los indios.  Tres años más tarde, el viejito Julián cambió “ de idea  y dijo a los vecinos de la región: “ Ahora si doy el solarcito para que levanten el pueblito.”

Con lo cual todos se pusieron  a la tarea de trazar la plaza y organizar  la construcción  de los ranchos alrededor de ella. La fundación del pueblo a este lado del río como que no gustó  mucho a los vecinos de Apía, ocasionándose serios disgustos entre los fundadores de una y otra población.  Entre los que llegaron antes de la fundación del caserío  se pueden citar al yerno de Ortiz, Alvaro Holguin, quien se instaló  donde hoy se encuentra Naranjal y Fausto Ortiz, quien abrió el terreno que hoy ocupa La Palma.  Don Alejandro Ramír4ez vino un poco después, trayendo de Riosucio un surtido de cacharros por valor de $18 . Mi padre fue el primer carnicero de esta región y así mismo negociaba con panela que traía desde Anserma y desde Quinchía en la espalda.

-       Cuéntenos , don Alejo, que fue  “La Colonia” y quienes la componían-

En una de las casas que edifiqué en la Calle Real de este pueblo, más o menos recién erigido en municipio, vinieron varias personas que más tarde se hicieron importantes en la vida de Santuario. Fueron el Dr. Miguel Cuesta, Jorge E. Gartner, Pedro Pablo Pulgarín, Manuel Gaviria, un dentista de Manizales y un carnicero aguadeño. Como todos eran unos pobres diablos que venían sin un centavo a conseguir vida en esta región,  yo les permití ocupar la casa con la condición de que respondiera por el arrendamiento el Dr. Cuesta.  Ninguno de ellos poseía segunda muda y la única cobija que tenían era cuando cerraba la noche. Dormían tirados en el suelo y en el día no se sabía como se rebuscaban la comida. Por estas razones, dicha asociación se llamó “La Colonas”. Ya sabemos  que más tarde todos fueron personas importantes y aún quedan algunos que dan lustre y honor a Santuario.

-       Sabemos que usted ha sido muy amigo de don Alejandro Uribe. Cuéntenos alago de la vida de ambos  en aquellos tiempos cuando eran jóvenes y parrandistas-

Alejandro vino con su padre Jesús Uribe, que en ese entonces era Estanquero y lo apodábamos “ El Pelón”. Fuimos muy sinvergüenzas y nuestros refrescos favoritos consistían en dobles de aguardiente al son del tiple o jugando dado. Un día Alejandro me llamó y me dijo: “ Me voy para el Chocó, préstame veinte pesos”. Como le fuera bien en esa correría, al regresar  se puso a trabajar con la ayuda de don  Heladio Cortés, sin dejar, eso sí, el trago, hasta que un día  en medio de una “turca”  fenomenal, se casó. Esa misma noche se fue solo para “Cambía” a pasar el guayabo y se estuvo ocho días ausente del pueblo.  Cuando regresó prometió dejar definitivamente el vicio y en realidad así lo hizo, para dedicarse a trabajar.  La última “perra” se la amarró cuando inauguraron la planta eléctrica. “ 

·        http://www.historiayregion.blogspot.com                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario