domingo, 11 de diciembre de 2016

LEON DE GREIFF- DE BOLOMBOLO A kORPILOMBOLO


DE BOLOMBOLO EN ANTIOQUA   A KORPILOMBOLO EN SUECIA.

 

Alfredo Cardona Tobón*




El corregimiento de Bolombolo en Venecia se enlaza con  la aldea de Korpilombolo en la municipalidad de Pajala, Suecia, a través  de Francisco de Asís León Bogilao de Greiff Hauster, o simplemente León de Greiff,  autor y bohemio, búho de noche fantasioso y “parlotero”, nacido en Medellín en el año  1895.

La  relación  empieza  en 1825 con las nupcias de Lavisa Petronella  con Carlo Segismund von Greiff celebradas  en el poblado de Skane en el norte sueco; la ilusión del oro sedujo al joven matrimonio y lo llevó a Medellín, Colombia, en el otro extremo del mundo.

Segismundo trabajó en las minas de oro de Antioquia, publicó el  primer mapa de ese departamento  y en  un diario minucioso recogió  lugares y las costumbres paisas de ese entonces. Los proyectos de los De Greiff incluían el regreso a su patria, pero el destino los aferró a las breñas antioqueñas donde  sus descendientes se multiplicaron como por encanto.

En el año  1825 el nombre de Korpilombolo  se integra a los De Greiff  con la presencia de varios residentes de esta pequeña aldea en la boda de Segismundo; quienes al regresar a sus viviendas encontraron a Korpilombolo  casi totalmente arrasado por un pavoroso incendio. Ese amargo recuerdo quedó ligado a la familia junto con el extraño nombre de la aldea que   significa  “El lago desolado con un río  que fluye a través de ese lago”.

Korpilombolo ha sido a través de los siglos una  aldea minúscula aterida, muy cerca del círculo ártico, con   días muy   cortos y noches larguísimas, que  vegetaba entre el  musgo y la nieve .Mientras tanto, en el trópico se  agitaba un rancherío  llamado Bolombolo con  cuatro ranchos, un puente de madera para atravesar las roncadoras aguas del río Cauca y el sol ardiente de la tierra caliente.

Entre esas dos pequeñas aldeas, separadas por medio mundo, se estableció un vínculo al llegar  León de Greiff a Bolombolo a trabajar como administrador del tramo ferroviario  Bolombolo- Cañafístula. Después de laborar diez años en el Banco de Bogotá, el poeta ingresa a  “La vida en bruto” en un paraíso de ninfas mulatas, lleno de Whisky y aguardiente muy lejos de los “gansos del capitolio”.

 El musicólogo, ajedrecista, estadígrafo, auditor de cuentas,”grafómono”,  mago de los números tiene en su registro personal un año de ingeniería: 20 años de tanteos sin rumbo en universidades, en  la calle,  en alcobas, bibliotecas y cafetines bebiendo y fumando, burlándose de todos y revolcando la lengua castellana.

Con los grados  de “opifex verborum”, extractor de esencias, algebrista, metalúrgico  y “acontista” el genio de   León de Greiff explota en Bolombolo   con  36  personajes  entre los cuales se destaca un vago demente y opuesto a todas las normas,  rescatado de los escritos de Louis Bertrand, padre del poema en prosa. Ese extraño personaje se llamaba Gaspar de la noche, o Gaspar du nuit, o Gaspar von der nacht o Gasparof  the night.

A los tres años de  estar en  Bolombolo Gaspar de la Noche cierra un ciclo y en  febrero de 1926  emprende un largo viaje hacia la Escandinavia que remata en Korpilombolo bajo los  pinos escarchados y dentro de un bloque de hielo donde cavila durante 33 años.

Después de la larga ausencia,  tres alter ego de León de Greiff  emprenden  la búsqueda de su compañero. El Fabulador Paradislero  encuentra a Gaspar de la Noche  momificado y congelado en la remota y gélida  Korpilombolo.

El presidente Lleras Camargo satisface uno de los  anhelos de León de Greiff  al  nombrarlo secretario del Consulado de Colombia en Estocolmo, donde al cumplir 64 años se reúne con sus avatares en una noche glacial y desmomifican a Gaspar de la noche. “Congelado yo?- dice el lunático al despertarse- ¡Qué va!- Estaba  abstraído en mis meditaciones.”

Tiempo después, el profesor Julián Vásquez durante sus estudios de literatura,  descubre la relación poeta- Bolombolo- Korpilombolo y en asocio  con la Universidad de Umea y la municipalidad de Pajala proponen el Festival de la Noche en honor a Leon de Greiff.

Los 530 residentes de  Korpilombolo se entusiasman con la idea y el primero de diciembre de  2005 realizan el Festival en el día más oscuro del año con la presencia de  admiradores de León de Greiff  procedentes de varios países de Europa y América.

 Korpilombolo brilla como una perla en la noche polar plena de poesía, música, filosofía y arte. La palabra y el pensamiento  unen dos culturas, dos maneras distintas de ver al mundo: la una arropada y  rubia y la otra  oscura y  medio desnuda. La nórdica  sacudida por los chiflones polares y la ecuatorial  mecida por las candentes ráfagas del trópico.

En diciembre de 2011  se firmó un acuerdo de hermandad  entre el alcalde de Pajala, Kurt Wennberg, y Julián Vásquez en representación del municipio antioqueño de Venecia. A fines de ese año, una representación de Korpilombolo  visitó a Bolombolo. Sus  4000 vecinos  tiraron la casa por la ventana y entre discursos, versos y brindis se confundieron  el sitio natal con el de resurrección de Gaspar de la nuit.

Así pues, Bolombolo al conectarse con Korpilombolo pasó de ser un centro de tractomulas a ser el  eslabón  entre el trópico afroamericano y el Ártico vikingo; ni siquiera Medellín con su Metro y las Gordas de Botero  alcanzó en el Viejo Continente la dimensión cultural del tórrido corregimiento paisa.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario