lunes, 8 de julio de 2013

RODRIGO ARENAS BETANCUR Y EL BOLÍVAR DESNUDO

Alfredo Cardona Tobón*


En vísperas del sesquicentenario de Pereira, las autoridades  han puesto mano al Bolivar Desnudo para preservarlo de la corrosión y de la humedad. Al lado de lo que será la Calle de la Fundación vemos al Bolívar remozado con la antorcha escrita de la Libertad, cabalgando en un caballo llanero sobre las banderas tremolando al viento que representan los países que le arrebató al poder español.

Ese Bolívar desnudo, sin ataduras, sable ni charreteras, se convirtió desde hace lustros en un símbolo pereirano. Es imposible imaginar a Pereira sin el Bolívar desnudo del Maestro Rodrigo Arenas Betancur, cuyas cenizas reposarán en la base del grandioso monumento, pues la familia del escultor “quiere retribuirle a Pereira y a sus ciudadanos el afecto y amor que siempre han expresado al Bolívar  y a la memoria de Rodrigo Arenas.” Además, agrega doña María Elena Quintero, porque esa obra fue la primera creación monumental de su esposo.

Aunque el escultor paisa creó otras obras magníficas como el Bolívar Cóndor de Manizales, Los Lanceros del Pantano de Vargas en Paipa... el General José María  Córdova en Rionegro, Antioquia; ninguna de ellas se ha fundido  con el alma de la comunidad como el monumento de Pereira, quizás porque interpreta el espíritu libertario y sin ataduras de los pereiranos raizales; tal vez porque retrata a una comunidad que también lleva una antorcha de libertad para alumbrar su camino.

EL ARTISTA Y SU OBRA

En enero de 1955 el alcalde de la ciudad, Lázaro Nicholls, y la ciudadanía quisieron levantar un monumento a Bolívar en la plaza central  de Pereira, como parte de la celebración del primer centenario de la fundación  que se conmemoraría el 30 de agosto de 1963.

-Queremos un Bolívar distinto- dijo el alcalde a Rodrigo Arenas Betancur, al firmar un contrato por valor de $3.000 para elaborar una maqueta del anteproyecto. El escultor regresó a México y en tierra azteca se dio cuenta de que casi nada sabía de Bolívar: en la escuelita de la vereda Uvital en Fredonia se lo habían mostrado como un héroe , y en las Escuelas de Bellas Artes de Colombia y México  lo vio entre clarines y cañones, entre sables y pedestales.

¿Pero en realidad quién era Bolívar?- ¿Quién era ese caraqueño que  sorbió el espíritu del llano y de los páramos y arando en el mar creó una  Patria?.

Rodrigo Arenas Betancur se sumergió en la historia colombiana, y en su vorágine lo fue despojando de charreteras, de capas y de alamares y se acercó a la esencia de Bolívar, a su fuerza, a la vitalidad del centauro que liberó a media Suramérica.


Entre corridos, pulque y tequila el escultor encontró en la tierra mejicana la correlación entre el héroe y el pueblo, entre el héroe y el sueño libertario del mestizo americano. “Poco a poco, anota Arenas Betancur,  fue adquiriendo una visión nueva, distinta, humana del  Padre de la Patria, que concretó estudiando la iconografía bolivariana, las estatuas, los bustos y monumentos existentes”; entonces se propuso rescatar a Bolívar de los embalsamadores para vestirlo de luz y de vientos huracanados, remontar vuelo sobre lo trillado para mostrar la  la pasión y el aliento  de un hombre que venció cordilleras y hondonadas, que devoró distancias cabalgando sin descanso, que barrió la vieja estructura colonial  y soñó con una Colombia Grande.

EL BOLÍVAR PEREIRANO

En agosto de 1956 Arenas Betancur presentó la maqueta del Bolívar desnudo a las autoridades de Pereira. La concepción del monumento despertó de inmediato todo tipo de reacciones en Colombia y otros países, pues se consideró una everencia a su gloria y  a su memoria. Las Sociedades Bolivarianas  y algunas Academias de Historia la vetaron, pero al contrario de los pontífices culturales , la gente del común, el pereirano de a pie, los intelectuales de la ciudad y las autoridades de Pereira expresaron su complacencia y se dio luz verde al proyecto.

El 7 de agosto de 1958, día de la posesión del presidente Alberto Lleras Camargo, el alcalde Oscar Vélez  firmó el contrato por $ 300.000  para levantar el monumento del Bolívar Desnudo. 

Tiempo después llegaron las piezas fundidas en México en el taller de Abraham González Holguín, y un día cualquiera de 1963, como lo señala el historiador Hugo Ángel Jaramillo, miles de pereiranos con sus trajes domingueros llenaron la plaza central para admirar al Bolívar Desnudo que su creador, en una entrevista a un periódico capitalino calificó como “el Bolívar de los humildes, de los que construyen su propia libertad con el cotidiano morir”. Un Bolívar que Arenas Betancur no podía concebir “uniformado, reluciente, encartuchado en uniformes napoleónicos para colocarlo en una plaza de algún pueblo de este continente tan ayuno de libertad y tan sobrado de dictaduras..”

Es hermoso el monumento del Bolívar Desnudo, alguien podrá objetar que se nota una desproporción entre las dimensiones del jinete y la cabalgadura; habría que observar que la independencia de la Nueva Granada y de Venezuela se hizo sobre caballos llaneros de bajo porte y gran resistencia; sin proponérselo Arenas Betancur en el monumento pereirano hizo un homenaje a los caballos de Apure y de Casanare, que combatieron en las Queseras del Medio y llegaron hasta Junín y hasta Riobamba y en cuanto al jinete, de verdad que su valor se hizo más grande cuando cabalgó sobre esas nobles bestias en medio de los pajonales llaneros. 

3 comentarios:

  1. Recuerdo alguna de las fiestas que hacían los pereiranos residentes en Bogotá, a las cuales mis padres eran asistentes asiduos, en la cual todos borrachos empezaron a improvisar versos con la música y el coro de "se va el caimán, se va el caimán, se va para Barranquilla", y que decía: "El Bolívar de Pereira / ... / le da la cara al obispo / y a Manizales el culo /".
    jotagé gomezó

    ResponderEliminar
  2. MI NOMBRE: JESÚS TORTOZA ACEVEDO:ESTOY TERMINANDO UNA BIOGRAFÍA SOBRE EL LIBERTADOR Y ME GUSTARÍA COLOCAR ESTA INTERESANTE OBRA DEL EXCELSO ESCULTOR COLOMBIANO EN MI OBRA QUE ESPERO PUBLICAR EN UNOS DOS MESES. ME GUSTARÍA LA AUTORIZACIÓN PARA PUBLICARLA, DÁNDOLE COMO CORRESPONDE EL CRÉDITO AL ARTISTA, AL TALLER DONDE SE FORJÓ LA ESCULTURA EN MÉXICO Y AL FOTÓGRAFO. CUALQUIER INFORMACIÓN ADICIONAL MI CORREO EN VALENCIA, VENEZUELA ES: novelistadesandiego@gmail.com. ¡CORDIAL SALUDO A LOS HERMANOS COLOMBIANOS QUE HAN QUERIDO Y RESPETADO MÁS A BOLÍVAR QUE NOSOTROS SUS COMPATRIOTAS..!

    ResponderEliminar