domingo, 18 de diciembre de 2011

LA VIRGEN DE TUTAZÁ

Alfredo Cardona Tobón*

A  50  minutos de Duitama, en un contrafuerte cordillerano, está la pequeña población de Tutazá con tierra fértil  que produce papa, cebada  y pastos para su selecto hato  lechero.
Pueblan a Tutazá boyacenses recios, de ruana de lana, sombrero de fieltro  y botas pantaneras. Es una tierra amable donde el  tiempo no tiene prisa y la muerte no se agazapa en los caminos; allí el  pasado convive con  el futuro: la zona rural parece enmarcada en el siglo diecinueve y en el casco urbano vemos oficinas y colegios con modernas tecnologías al alcance de sus seis mil habitantes.
Así como Pereira tiene al Bolívar Desnudo y Manizales el Bolívar Cóndor, Tutazá honra la memoria del Libertador con  un Bolívar de hinojos ante la imagen de la Virgen Santísima. Es un Bolívar piadoso en contraste con el mujeriego, el materialista y el profano que leía autores franceses mientras asistía a misa en Bucaramanga
A la entrada del templo colonial , enmarcado  en un parque lleno de flores, está  Bolívar de rodillas; es el guerrero que implora el favor divino y agradece a la Virgen de  la aldea de  los tiestecitos, que  invocó cuando en la batalla del Pantano de Vargas  todo parecía perdido .
 LA VIRGEN DE LA LIBERTAD
El primer domingo de febrero y el último domingo de octubre de cada año,  los vecinos de la pequeña población boyacense realizan multitudinarias romerías en honor de la Virgen del Rosario de Tutazá  Las familias,  los vecinos y amigos  se reúnen en esas fechas   y parten desde lejanas veredas o de pueblos cercanos a rendir homenaje a la Patrona

Los promeseros: marchan por los caminos, algunos  descalzos para cumplir  una penitencia, muchos en ornadas cabalgaduras  y otros en vehículos provenientes de todo Boyacá; no hay límites de edad ni condición social, se ven personas mayores y también niños con pendones de la Virgen y con flores que depositarán a los pies de la Señora.
Son días de fiesta donde se combina la religión con  lo profano; los oficios religiosos se entreveran con las ferias; truenan los voladores y se encienden los juegos pirotécnicos; los comerciantes hacen su agosto y en los toldos multicolores se ofrecen amasijos, mantecadas, mogollas, génovas, mojicones y suculentas terneras  salpicadas con  “agria”, o buenos vasos de chicha.
Hace muchos años, tal vez desde el siglo XVIII,  surgió en Tutazá la cofradía de Los Priostos, formada por prestantes y acomodadas familias del municipio, su  misión era propagar la devoción a la Virgen Libertadora y  recabar los fondos para celebrar con la mayor pompa la misa mayor y manifestar el cariño a la Patrona mediante apoteósicas procesiones.
Han pasado los siglos y la  cofradía  de Los Priostos continúa,  pues al fallecer  alguno de los miembros de inmediato se remplaza por un pariente o por un amigo,  y como sucede con los cargueros de los pasos en la Semana Santa de Popayán es un honor ser un Priosto en Tutazá..
LA AYUDA DIVINA
Cuenta la historia que después de las escaramuzas en Bonsa y Gámeza los patriotas llegaron a Tutazá en busca  de víveres y combatientes. Uno y otros encontraron en la generosa población. Simón Bolívar recorrió las calles del poblado, que seguramente eran las mismas que uno recorre en la actualidad, y quedó asombrado con la cantidad de ollas, cazuelas, tazas, chorotes, tinajas y demás tiestos de barro cocido que producían los artesanos del caserío.
Bolívar cruzó la plaza y se dirigió al templo construido por los misioneros agustinos en el siglo dieciocho, se acercó al altar y se arrodilló ante  una imagen quiteña de la Virgen María, vestida con una amplia manta lujosamente adornada, una media luna a sus pies, en la mano derecha un rosario y en la izquierda el Niño Jesús.  Bolívar oró en silencio durante un largo rato; se levantó con reverencia y  se dirigió  al campamento a ultimar las estrategias para cortar el avance de Barreiro y el ejército del Rey  hacia la capital del Virreinato.
Una semana después, las tropas desharrapadas y mal armadas de Bolívar chocaron con un enemigo superior en la Batalla del Pantano de Vargas; el combate fue reñido y sangriento, flaqueó la Legión Británica y la infantería  patriota y todo parecía perdido para las armas de la Republica.-
 “Viva España- ¡Ni mi Dios me quita la victoria¡” – exclamó el soberbio jefe realista  al desplegar la caballería por el cerro del Cangrejo. Bolívar observaba con angustia el desarrollo de la acción - “¡Se nos vino la caballería… se perdió la batalla!  dijo el Libertador al ver el avance de los escuadrones realistas que semejaban  una culebra erizada de lanzas-
-“¿Como se va a perder mi general si mis llaneros y yo no hemos peleado?- Déjenos hacer una entrada mi general”
Bolívar con más escepticismo que confianza replicó al coronel Rondón: “¡Haga lo que pueda. Salve usted la Patria.¡
Y Rondón con 14 lanceros se lanzó como una tromba de muerte desconcertando al enemigo. Un toque de corneta ordenó la carga de la infantería patriota mientras Bolívar invocaba la ayuda de “ la Virgen de allá… donde hacen los tiestecitos”
La derrota se convirtió en una gloriosa victoria; Rondón  y sus lanceros pasaron a la inmortalidad y se abrieron las puertas de la libertad a medio  continente americano. Desde entonces la Virgen de Tutazá se convirtió en la Virgen de la Libertad y su nombre quedó en las memorias del general Simón Bolívar.
En la actualidad, además de la imagen quiteña y el Bolívar de hinojos  hay una pintura de la Virgen  al lado izquierdo de la nave central de la iglesia . La Virgen y Pio Morantes son los héroes de Tutazá, la Libertadora porque ayudó a Bolívar y Morantes porque ofrendó su vida en  el combate de Boyacá en defensa de una  Patria que no merecen los asesinos,de todos los colores, que siguen llenando de luto la tierra colombiana.

5 comentarios:

  1. Excelente relato, muy bien logrado que en forma muy amena y directa cuenta este hecho mezclado de historia y de leyenda y o devoción religiosa. Por lo que sea existen estas efemérides y continúa Tutazá como dice el autor como en el siglo XIX o más atrás en muchas de sus facetas cotidianas.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen relato muy ameno e histórico hecho, donde la intervención divina dio la victoria al Ejercito colombiano.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas tardes, alguien de casualidad sabe el día en que se festejará la fiesta de la Virgen, éste año (2016) en Octubre? Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. como les parece que en el dia de hoy la comunida Tutaceña fue sorprendida que retiraban el cuadro donde refleja la batalla del pantona de vargas, no sabemos con que fin para donde, lo que sabemos es que esta hecho de un Lienzo muy fino que nuca en dos decadas habia ocurrido esto, sin embargo solicitamos ayuda a las personas, parar que nuca llege a ocurrir cosas como estas Tutazà es lo unicò que le queda de historia patria por que el resto ya se lo rrobaron......

    ResponderEliminar
  5. La comunidad no debe permitir este atropello. Cuanto antes deben denunciar el hecho ante las autoridades y que el personero, como defensor de los valores de Tutazá, se ponga al frente de la situación. Hay que mover las Juntas comunales, las juntas civicas, a los profesores a todo el mundo para que se de razón del cuadro sustraído .

    ResponderEliminar