viernes, 18 de noviembre de 2011

LA VIRGEN MARÍA EN LA INDEPENDENCIA AMERICANA

Alfredo Cardona Tobón
En su enfrentamiento con Tunja el precursor Antonio Nariño nombró a  Jesús Nazareno  general de su ejército, Santiago apóstol acompañó a los conquistadores  y Santa Librada fue la patrona de las tropas de Francisco de Paula Santander.
Todos los combatientes imploran el favor de Dios y de los santos, especialmente a la Virgen María, cuyas advocaciones se han visto enfrentadas en las regiones latinoamericanas, imbuídas por el fanatismo religioso de un catolic0ismo medioeval  heredado de los españoles.
PATRIOTAS CONTRA GACHUPINES

Desde sus orígenes la Virgen de Guadalupe y la Virgen de los Remedios fueron antagónicas, la primera cobriza y americana, la segunda blonda y realista.
Según la tradición católica la señora de rasgos mejicanos se apareció al indio Juan Diego Cuahtlatoazan en  el cerro Tepeyac y le ordenó que llevara un ayate con flores al obispo que al desplegarlo mostró la imagen de una Virgen nativa; en Tepeyac hubo en otros tiempos un santuario en  honor  a  la diosa Tonatzán, por eso los indígenas la identificaron con Tonatzán y veneraron con unción a la imagen Guadalupana.
La Virgen de los Remedios fue aliada de los combatientes hispanos, es rubia y guerrera y según decían la leyenda había bajado del cielo  junto con el  apóstol Santiago para infundir consuelo y dar fortaleza a los europeos en su pavorosa “Noche  Triste” en el combate por Tenochtitlán.
El alto clero oraba a la Virgen de los Remedios y los curas del pueblo invocaban a la Virgen de Guadalupe, lo que no impedía que unos y otros en tiempos de sequía o de enfermedades acudieran a la Virgen mejicana, que por lo india estaba más cerca a las calamidades mundanas.
LA GUADALUPANA CONTRA LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS

El 16 de  septiembre de  1810  el  sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla arrancó un lienzo de la Virgen de Guadalupe de un marco  en la sacristía de Atotonilco , ató el lienzo a la punta de una lanza y al grito de ¡ Viva Nuestra Señora de Guadalupe¡ ¡ Mueran los gachupines¡  empezó la guerra contra el poder colonial.

Para neutralizar el efecto de la Virgen Morena sobre las montoneras de Hidalgo, las autoridades vistieron de generala a  la Virgen de los Remedios  y la pusieron al frente de sus tropas ;mientras las mujeres indígenas colgaban medallas de la Virgen mejicana al cuello de los patriotas, las damas realistas organizaban congregaciones de la  Virgen ibérica para orar y conseguir recursos destinados a reprimir la revuelta.
Fue tal el encarnizamiento de la lucha que el virrey no respetó a la Reina de los Cielos y ordenó el fusilamiento de una efigie de la Virgen de Guadalupe,  por su parte numerosos insurgentes  agregaron a su nombre de pila el nombre de Guadalupe y México se llenó de capitanes llamados Guadalupe.
El caos y la indisciplina se volvieron contra Hidalgo y el 17 de noviembre de 1810 se consumó su derrota; entre las ruinas del combate quedó el estandarte que se levantó en armas en Atotonilco; de milagro no lo destruyeron y hoy se admira en el Museo Nacional de Historia de Chapultepec.
LA CHINITA CHIQUINQUIREÑA

La reconquista española de la Nueva Granada culminó con  la retirada del coronel Manuel Roergas de Serviéz a los llanos orientales. Serviez-  anota el historiador Groot- para comprometer el espíritu religioso de los pueblos a favor de la causa de la república, concibió el proyecto de traerse en su retirada la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá, y con tal pensamiento expidió una proclama en la que decía a sus  tropas que era preciso volar a defender el templo de la Virgen que iba a ser profanado por los españoles.
Al acercarse el enemigo Serviez embaló el cuadro de la Virgen y lo forró con encerados; así salió “La Chinita” hacia Santa Fe de Bogotá con la esperanza de Serviez de arrastrar   tras ella a gente útil para la guerra; pero fallaron los cálculos del comandante   republicano, pues el viaje se convirtió en una romería de rezanderos con vítores y cantos e inútil y embarazosa para la causa patriota.
Como los españoles estaban pisando los talones de la tropa en retirada, los secuestradores dejaron a la Virgen de Chiquinquirá en el Alto de Sáname y trataron de ponerse a salvo; solamente doscientos soldados patriotas llegaron a los llanos, otros cuatrocientos cayeron en manos realistas para llenar las  cárceles o perecer en los patíbulos. “ Castigo de Dios”- dijeron los padres franciscanos.
LA VIRGEN DE LUJÁN Y LOS TREINTA Y TRES INMORTALES

En 1630  salió de Paracaiba en el Brasil una imagen  con destino a la hacienda en Santiago del Estero, pero al llegar a los pagos de Luján la carreta se detuvo y no hubo poder humano capaz de hacer mover a los bueyes. Allí se quedó la Virgen  para siempre la Virgen viajera y a su derredor creció la ciudad de Luján;  la devoción por la milagrosa advocación se extendió hasta el Uruguay donde los vecinos del Pintado le construyeron una capilla en su honor en  el sitio donde hoy está la ciudad de Florida.
A principios del siglo XIX la guerra azotó la provincia oriental compuesta entonces por Uruguay y parte del estado brasileño  de Rïo Grande del Sur, la lucha empezó contra los españoles y luego contra los brasileños que invadieron el territorio y quisieron integrarlo a  su nación. El 25 de mayo de 1825, treinta y tres orientales liderados por Juan Antonio Lavalleja y Manuel Oribe se alzaron  en armas para  expulsar a los invasores  y en acto piadoso se acercaron a la capilla de La Florida para rendir las banderas a la Virgen de Luján e impetrar su protección.
.LA VIRGEN DEL CÁRMEN DE CUYO


En el Camerino del Carmen en Mendoza, Argentina, se encuentra la bella imagen de la Patrona y generala del Ejercito de los Andes
Los nexos militares de la Virgen del Cármen de Cuyo empiezan el 5 de enero de 1817, vísperas del inicio de la memorable campaña argentina en territorio peruano. El general San Martín reunió a los oficiales para escoger la Patrona de la tropa y los cuyanos proclamaron  a su Virgen del Carmen, una devoción que se remontaba a los tiempos de la conquista
 Ese cinco de enero las tropas  sacaron la imagen de la Virgen del Carmen de la iglesia de San Francisco y la condujeron al templo mayor, con la mayor solemnidad las autoridades eclesiásticas bendijeron la bandera y el bastón de mando del general San Martín que piadosamente lo cedió a la Patrona y lo colocó en la mano derecha de la Virgen.
En 1861 un espantoso terremoto destruyó a Mendoza y sepultó la imagen de la Virgen del Carmen,  el padre Buenaventura Ponce la rescató y de los escombros salió casi indemne la Generala, con la bandera y el bastón de mando..
LA VIRGEN DE LA CARIDAD DEL COBRE

Dice la tradición  que unos pescadores de la localidad del Cobre recogieron una imagen que flotaba en el mar y la llevaron al templo ; con el tiempo la Virgen del Cobre se convirtió en parte de la identidad cubana y en la larga lucha por la independencia de la isla fue el talismán protector de los rebeldes mambises.
 Que la Caridad del Cobre nos ilumine”  fue el grito de guerra de Agramonte en sus cargas a  machete  y la invocación de los patriotas sibonios era “ Virgen de la Caridad , Patrona de los cubanos, con el machete en  la mano pedimos la libertad”.  La Virgen de La Caridad del Cobre se convirtió en patrimonio exclusivo de los cubanos y en enemiga de la causa realista;  en 1868 se selló esa alianza indisoluble  cuando Carlos Manuel de Céspedes marchó con su Estado Mayor a la Ermita del Cobre para colocar sus armas a los pies de la Virgen de la Caridad, al igual que lo  habían hecho  los 33 orientales con la Virgen de Luján.  
LA VIRGEN DE TUTAZÁ



En Tutazá  un pueblito  no lejos de Duitama, los doctrineros agustinos construyeron un templo dedicado a Nuestra Señora del Rosario, adornado con una bella imagen quiteña de nariz aguileña y corte gentil, con amplio manto y una media luna a sus pies.
El 18 de julio de 1819 un tropel de caballería y el paso redoblado de la infantería patriota turbaron la existencia de Tutazá, las mujeres corrieron a esconderse en las casas, los hombres en edad de servicio se perdieron tras los pircales y unas marchantas viejas recogieron a toda prisa los tiestos de barro que obstaculizaban la entrada a la iglesia.
El general Simón Bolivar se apeó de su mula, entró al templo y de hinojos oró ante la hermosa imagen de la Virgen del Rosario en cuya mayo izquierda tenía un rosario y en la derecha cargaba un hermoso niño, colorado y mofletudo como los indiecitos muiscas. Bolívar salió de la pequeña iglesia admirado del artesonado, de la expresión de la Augusta Señora y de los tiestos de barro que ocupaban el atrio,  luego se perdió con su tropa en el altiplano de los antiguos chibchas y fue  tras el enemigo que pretendía dirigirse a la capital del virreinato
El 25 de julio los patriotas cortaron la avanzada realista en el Pantano de Vargas, cuando todo parecía perdido Bolívar recordó a la “ Virgen de los tiestecitos” y  le pidió protegiera a las armas patriotas; entonces el coronel Rondón con sus lanceros apoyaron la entrada de Rook y los ingleses y lo que parecía perdido se convirtió en una victoria.
A partir de entonces, la Virgen de los tiesticos o de Tutazá tomó el titulo de “ La Virgen de la Libertad” y   su templo se convirtió en un santuario patriota donde  actualmente se admira un lienzo que reproduce la imagen que llamó Bolivar “ La Virgen de los tiestecitos “  porque entre tanto nombre indígena se había olvidado el de Tutazá

1 comentario:

  1. Gustaria saber ¿Que rol jugaron las virgenes en Sudamerica en tiempos de la lucha por la independencia? Como la virgen no habla, ¿Sera que los humanos le hicieron jugar un rol politico más que religioso, o sera ambos? o ¿Todo lo que se dice de las virgenes son solo mitos? ¿Sera que todas las virgenes de los paises sudamericanos jugaron el mismo rol de la Virgen de Guadalupe en Mexico?

    ResponderEliminar