miércoles, 5 de enero de 2011

En defensa de Doña Magdalena Ortega


EN DEFENSA DE DOÑA MAGDALENA ORTEGA DE NARIÑO
Alfredo Cardona Tobón*
Una serie de televisión está presentando la vida novelada de Policarpa Salavarrieta, “La Pola”. La programadora se luce con el vestuario y la ambientación, y los actores, sin excepción, representan de maravilla los distintos papeles.
Hasta allí todo está bien, pero aunque se advierte en letra pequeña que es una obra de ficción con fondo histórico, ello no excusa los errores garrafales que están desorientando y entregando una información equivocada al espectador común, tan ajeno a los acontecimientos patrios.
La vida de “La Pola” y de los personajes dan para todo lo que se quiera, sin necesidad de inventarles situaciones que lesionan la verdad y van contra el honor de una dama tan digna de respeto como Doña Magdalena Ortega, esposa de Nariño.
LOS HECHOS
En el año 1998 la genealogista  Carmen Ortega Ricaurte, Directora en ese entonces del Museo Veinte de Julio, hizo restaurar un retrato, del cual  se afirmaba, sin pruebas, que correspondía a Doña Magdalena Ortega de Nariño. Al retirar una capa de pintura se vio que cubría un medallón con la imagen de Jorge Tadeo Lozano, un criollo destacadísimo de la sociedad santafereña sin nexos familiares con Doña Magdalena Ortega.
Lo anterior sirvió para que la Directora del Museo tejiera una serie de infundios que relacionaban sentimentalmente a la esposa de Nariño con el rico terrateniente del medallón.
Abierto el debate, la genealogista Beatriz Barón de Blanco, afirmó que el citado retrato no correspondía a Doña Magdalena, como se había dicho, sino que era de Doña María Tadea Lozano e Isasi, hija del segundo Marqués de San Jorge y esposa de su tío Jorge Tadeo Lozano. El pintor del cuadro, dice la señora Barón, fue Joaquín Gutiérrez, gran amigo de los Tadeo Lozano y autor de varios cuadros de la familia.
En el retrato en cuestión se ve a  la dama con un niño; ella viste un traje de moda imperio, que corresponde a la época parisina entre 1806 y 1807, y la edad del infante no pasa de un año. Si el cuadro fuera de Doña Magdalena con la moda de 1807, en ese entonces su hija menor tenía ocho años y no un año como se ve en el citado cuadro.
Además de lo expuesto, la corona que lleva  la dama del retrato corresponde   a un atuendo de marquesa, que lógicamente luciría Doña María Tadeo, la esposa del marqués,  y de ninguna manera otra mujer ajena a Tadeo Lozano.
OTROS ARGUMENTOS
Del matrimonio entre Nariño y Doña Magdalena  hubo cinco  hijos. Los tres primeros fueron varones y las dos últimas mujeres: Mercedes nació en 1798 e Isabel nació en 1799.
Como Antonio Nariño estuvo preso en el Cuartel de Caballería entre  agosto de 1797 y agosto de 1803., los malpensados afirman que Mercedes e Inés no pueden ser hijas del Precursor, pues nacieron mientras Nariño estaba en prisión. Pero olvidaron, o no tuvieron en cuenta, que tanto el virrey Ezpeleta como el virrey Mendinueta autorizaron la entrada de Doña Magdalena al lugar de reclusión y lo visitaba a diario para llevarle alimentos  y drogas. Así, pues, nada tuvo de extraño que los esposos tuvieran momentos de intimidad que dieron como resultado los dos últimos embarazos de Doña Magdalena.
PUEBLO CHICO INFIERNO GRANDE
Era imposible que una sociedad machista, pacata, clerical, envidiosa y chismosa como  la   santafereña de la época colonial, pasara por alto un desliz continuado, como el que le achacan a la esposa de Nariño. Fuera de lo anterior no hay crónica de la época que ventile tan espinoso episodio, ni enemigo del prócer que le endilgue su tolerancia o debilidad ante una ofensa de tal magnitud.

Tres meses después de la muerte de Doña Magdalena, Nariño descarga su dolor en  la edición No. 3 del periódico "La Bagalela". " ! Oh ! ! Mi Emma!, decía cambiándole el nombre. Tu habitas ya en un eterno silencio., tu alma, aquella  bella alma que partió mis penas y mis placeres voló al Seno del Creador Y ahora yo...solo, en medio de las sombras de la noche, rodedo de un pavoroso silencio, levanto mi voz trémula... Emma... Emma... querida mita de mi mismo, respóndeme o haz que se entreabra la losa que te oculta y me reciba en su seno." Nariño llora con infinita ternura la desaparición de su esposa que fue amiga, consejera, sustento en las mazmorras, bálsamo para las llagas que le hicieron los grillos y las cadenas.
Ese dolor no podia ser el  de un esposo engañado. Era lo que se merecía una mujer abnegada cuya muerte atravesó el corazón de Antonio Nariño.
La ciudad que repudió a Manuelita Saenz y cubrió de ludibrio el nombre de las Ibañez nunca dijo nada sobre Doña Magdalena, una valerosa mujer que soportó con estoicismo las expropiaciones, las dificultades y la persecución política. El honor de Doña Magdalena solamente aparece enlodado cuando se descubre el medallón en un cuadro, que definitivamente no es el de la esposa de Nariño.

Cuando el virrey Mendinueta trasladó a Nariño a una finca, ante el grave deterioro de la salud, el doctor Francisco Mesa, un sacerdote tío de Doña Magdalena, compró la hacienda “La Milagrosa” para que viviera  Nariño y su familia y tuviera la posibilidad de sostenerse en medio de su aguda pobreza. Fue una donación valiosa a nombre de Doña Magdalena, que un clérigo de la época sólo habría hecho a una persona de la más acrisolada conducta, sin las tachas que irresponsablemente le endilgan a la esposa de Nariño en la telenovela
OTROS PEROS DE LA OBRA DE TELEVISIÓN
Debemos reconocer a la programadora que se haya alejado de la basura de narcos y asesinos con la que alimenta el morbo de los colombianos, pero es una lástima que sus libretistas no hayan consultado fuentes históricas serias para desarrollar la trama de “La Pola”. Por ejemplo Alejo Sabaraín nunca estuvo en España, fue un combatiente valeroso que se distinguió en Mompox, Cartagena y Pasto. Sabaraín  conoció  A María Ignacia en Popayán mientras era subteniente en la campaña del sur y desde entonces sostuvo con ella un romance que durá hasta su muerte. Fuera de los errores enunciados, el Precursor jamás desarrolló una vacuna contra la viruela y no conoció a la Pola.
 Hay que agregar que al morir los padres de Policarpa Salavarrieta, la jovencita rodó de casa en casa: primero vivió en Tena, luego en Guaduas y por último en Santa Fe de Bogotá. Los episodios de la hermana de La Pola con los esclavos son invención del libretista y se atenta contra la imagen de Domingo García, cuñado de La Pola, cuya casa fue un nido de conspiradores patriotas.
Como se ve,  la realidad es a menudo superior que la ficción. En este caso no era necesario acudir a la calumnia ni a errores históricos , por  otra parte ésta falsificación atenta contra nuestro pasado y no me explico cómo a pesar de los reclamos de las Academias de Historia de Cundinamarca y de Caldas la programadora de televisión no  haya aclarado en letra gruesa y visible que su telenovela es eso, una telenovela y no la recreación de la vida de Policarpa Salavarrieta..
*alcartob@gmail.com



13 comentarios:

  1. Nuevamente, me parece genial la informacion que provee pues tiene argumentos bien desarrollados que sostienen su tema. Sin embargo me gustaria saber las fuentes de donde saca tan valiosa informacion, yo he tratado de documentarme en el tema pero siempre encuentro lo mismo. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que nosotros los espectadores de la telenovela no sabemos la certeza de los hechos que en ella muestran y con frecuencia tenemos sentimientos encontrados de nuestros próceres, sin embargo le abono un punto muy positivo a este hecho ya que debido a la "calumnia" como usted la llama, miles de colombianos como yo o como usted están investigando por cuenta propia en diversas fuentes la verdad de nuestra historia. Me parece que este hecho hay que tomarlo no como una alteración de la historia patria sino como un despertar en nuestra identidad colombiana.

    ResponderEliminar
  3. No se por que tanta polémica, si Magdalena le fue o no infiel a Nariño finalmente se lo llevaron a la tumba y lo que queda es su sacrificio valeroso por la patria. Por otro lado, es muy claro que se trata de una novela basada en hechos históricos, lo dice un letrero al principio de la novela, lo que pasa es que a la gente no le gusta leer, pero el letrero es clarisimo.

    ResponderEliminar
  4. No sabia que a los niños de esa época les colocaban vestidos delicados!, pues eso es lo que se ve en ese retrato. Por lo demás, pues si, la novela es buena, y si hubo no infidelidad, el resultado de lo que muestra la novela es de el inmenso amor que se sobrepone a esa supuesta infidelidad, haciendo que el perdón renazca como herramienta de armonía en medio de una generación egoísta e individualista como la que tenemos.

    ResponderEliminar
  5. nosotros lo jóvenes necesitamos que sigan haciendo mas proyectos como la pola por que personalmente nos hemos dedicado a leer mas sobre nuestra historia ya que esta historia nos motivo a conocer mas de nuestras raíces y ante pasados que ya no nos enseñan en el colegio por eso nos pareció a todos un gran proyecto pero me gustaría que lo dejaran en un horario mas temprano para los jóvenes

    ResponderEliminar
  6. Que doña Magdalena se haya enamorado es poco probable debido a que no hay ni siquiera un rastro algun indicio de esa teoria y segun las biografias de Jorge Tadeo Lozano el estaba muy enamorado de su sobrina Maria Tadea Lozano con la cual tuvo 8 hijos y en la novela el esta muy interesado en Doña Magdalena y hasta el capitulo 10 ninguno de los 2 estan contentos con esa relacion Maria Tadeo todavia no acepta a Jorge Tadeo como su esposo lo ve como un tio y Jorge Tadeo esta enamoradisimo de Magdalena es lo que no me ha gustado hasta ahora de la novela pero de resto es muy buena ojala que en los proximos Jorge Tadeo y Maria Tadea se enamoren para que consumen su matrimonio y tengan los hijos mencionados en la historia porque segun la biografia de Jorge Tadeo Lozano el se enamoro de su sobrina y con ella tuvo 8 hijos

    ResponderEliminar
  7. Recomiendo leer la biografía de Nariño de Enrique Santos Molano. En el Apéndice ilustra perfectamente la falsedad de Carmen Ortega Ricaurte que sirvió a la novela. Julio Enrique González Villa

    ResponderEliminar
  8. Es evidente que se trata de una niña la que esta en el regazo de la persona del retrato. Lo que esta a la vista no necesita argumentos.

    ResponderEliminar
  9. No creo que exista mejor manera de criticar o debatir un tema que no sea con argumentos y personalmente pienso que usted cuenta con todos a su favor lo felicito por su exelente forma de investigar.

    ResponderEliminar
  10. Esta produccion nos puso a todos a retomar el interes por nuestra Historia todos nos hemos regresado a leer las biografias de todos sus personajes,en la novela claramente dice que hay hechos que son ficcion si La Pola fue o no pareja de Sabarain si la esposa de Narino le fue infiel que mas da lo importante aqui es recordar que tuvimos unos compatriotas muy valientes y que gracias a ellos somos libres de la tirania de los Espanoles,en particular La Pola mis respetos a su memoria.

    ResponderEliminar
  11. soy de Ecuador¡por fin algo diferente!Estamos cansados de la basura de telenovelas narcos que nos viene de Colombia y para colmo las repiten afianzando mas la idea negativa que tenemos de los colombianos.¡Que alivio saber que en la historia de Colombia ha habido personas nobles que entregaron su salud, sus energias, sus vidas por ideales como la Libertad y la Justicia!

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante argumentación y muy respetable por cierto; sin embargo es claro que la serie tiene que echar mano de la ficción porque no es un documental tipo biografía primero porque no pega y segundo porque no existe la información especialmente de la vida privada de los personajes. Sin embargo, si ha habido desde hace mucho tiempo dudas acerca de las hijas de Don Antonio Nariño especialmente por las mismas comunicaciones que este dirigía al Virrey por tenerlo completamente incomunicado sin embargo a pesar que se puede entender como una afrenta al honor de Doña Magdalena y su descendencia, en la serie lo muestran como un acto infinito de amor expresado en el perdón mutuo. Respecto a La Pola y Alejo Sabarain, no hay pruebas de que fueran novios pero tampoco hay pruebas de que no lo fueran, sin embargo por lo que he podido establecer, Alejo si tenia un compromiso con María Ignacia quien por cierto muere tres meses después del fusilamiento; sin embargo eso no es prueba para negar una posible relación entre Alejo y la Pola porque está muy bien documentado que los compromisos de aquella época y hasta hace poco, eran arreglos familiares y no propiamente actos de amor. Personalmente creo que el mejor aporte que pudo dar la serie, fue un interés nacional e internacional por nuestra historia, que puso a todo el mundo a consultar y querer saber más leyendo y consultando libros y demás; adicionalmente, creo que fue una muy bien lograda tragedia al mejor estilo de Romeo y Julieta criollos que recrearon una época de nuestra historia

    ResponderEliminar
  13. Independientemente de lo que haya pasado en la vida personal y privada de estos personajes, la Pola cuanta con estupendas actuaciones, gran escenografía, maquillaje, vestuario, y un drama cargado de mucha acción, conforme avanza la historia.
    Ahora que retomo esta obra de ficción, considero que no hubo mejor actriz que Carolina Ramírez, para interpretar a la Pola, Ramírez demostró lo fuerte que puede ser como actriz, y ser una mujer de armas tomar, su actuación junto con la de Luis Fernanado Hoyos, como Don Antonio Nariño, son sensacionales

    ResponderEliminar