martes, 1 de noviembre de 2011

MARÍA CANO: LA BELLA Y VALIENTE FLOR DEL TRABAJO

Alfredo Cardona Tobón*



En sus inicios la industria textil antioqueña se aprovechó de las mujeres campesinas que llegaban a Medellín en busca de mejores oportunidades; las  condiciones eran inhumanas: laboraban doce horas diarias con salarios de hambre, enormes multas por retrasos, descuentos por el daño de las máquinas.

En Coltejer y en Fabricato no admitían mujeres con marido ni madres solteras y en otra factoría  obligaron a las trabajadoras a asistir descalzas para borrar las diferencias  entre ellas y facilitar su desplazamiento en los barrizales que llevaban a los talleres.

Por los años veinte del siglo XX  los jerarcas católicos se interesaban más en  obstaculizar el trabajo femenino que abogar por  los derechos de las obreras; su filosofía era constreñirlas a los hogares e infundirles  resignación, humildad y paciencia  e infundirles fortaleza para resistir las acechanzas del  demonio.

El partido conservador hacía coro a los curas, y los liberales, que decían defender la libertad y la igualdad,  se oponían al derecho de las mujeres a elegir y ser elegidas, pues temían el poder de los confesionarios y las maniobras de la iglesia sobre las piadosas parroquianas.
.
Los atropellos contra sus paisanas y la represión del gobierno conservador contra cualquier protesta social fueron dardos  que hirieron el sensible corazón de  María Cano , una jovencita nacida en Medellín ,  Colombia, el 12 de agosto de 1887, en el seno de una familia acomodada y con figuración social

María Cano cambió los costureros y los embelecos de sus compañeras de clase social   por los versos y las  obras sociales que la llevaron a los tugurios de Medellín y la acercaron a la gente más pobre y necesitada de la ciudad:; su contacto con obreros y sindicalistas la familiarizó con las doctrinas socialistas y le mostró otros caminos para combatir la desigualdad y cambiar un país atenazado por la corrupción y la intolerancia.

LA FLOR DEL TRABAJO

Su interés por los problemas del pueblo, sus actividades en la biblioteca pública, el trabajo en los barrios impulsaron a sus amigos obreros a distinguirla como la Flor del Trabajo de Medellín, en un torneo donde reemplazaban las reinas de belleza por niñas que cambiaban la frivolidad por el servicio a las causas populares. Con su extraordinaria facilidad de palabra, una amplia instrucción y la entrega total a los más humildes María Cano pasó de los barrios marginales de Medellín a las zonas mineras de Antioquia. Entonces la Flor del Trabajo se conectó con las multitudes que llenaron plazas para escuchar sus arengas, sus denuncias y  compartir sus sueños.

En 1926  Maria Cano viaja a Puerto Berrío, a la Dorada, a Honda, a Venadillo y Girardot. Su figura crece, los aplausos se multiplican y la valiente mujer muestra a obreros y campesinos explotados por gamonales sin escrúpulo una senda de dignidad y de reivindicación de sus derechos.l.

María Cano recorre la geografía colombiana; es un fenómeno que moviliza pueblo y la lleva a las toldas del Partido Socialista Revolucionario- PSR.

 Sin ningún temor  viaja a Boyacá, reducto de la más furibunda fuerza clerical; la gente se vuelca a recibirla en Sogamoso y en Duitama, pero en Tunja, los agentes del gobierno la retienen y la obligan a regresar a pie a Cundinamarca, junto con la comitiva que la acompaña. El trecho es largo son centenares de kilómetros por vías pedregosas y  polvorientas  En el camino no aguanta los tacones, los pies le sangran y desfallece por el cansancio; los policías que la empujan fuera del territorio de Boyacá, son también pueblo , y como pueblo que la admira  la tienden sobre una ruana y ayudan a cargarla hasta la población de Ventaquemada.en jurisdicción de Cundinamarca.

MARÍA CANO EN MANIZALES

Al promediar el año de 1927 María se desplaza con el cuadro principal del PSR por el cañón del río Arma rumbo a Aguadas. En Salamina se desborda el entusiasmo popular y al acercarse a Neira, una espesa cabalgata de manizaleños la escolta hasta la capital caldense.

La recepción en Manizales es apoteósica. Se llena la plaza principal. Desde  la tribuna de un segundo piso María Cano inicia su discurso con tono emocionado y altivo. Nunca los paisas del sur habían escuchado a una mujer con garra que se atrevía a desenmascarar a la gavilla rojiazul que solamente se acordaba del pueblo en las elecciones.

Una columna de fusileros entró a paso redoblado por una esquina de la plaza; toques de corneta ordenaron la dispersión del público y la fuerza pública  tomó  posiciones de asalto mientras la voz de María Cano era un ángel de fuego que clamaba igualdad y justicia.. Una descarga al aire retumbó en la plaza, la multitud se agitó inquieta  pero  La Flor del Trabajo siguió adelante, sin que los fusiles quebraran sus palabras;   una segunda descarga hizo retroceder a los asistentes hacia las calles aledañas y las balas se incrustaron arriba de la cabeza de la valiente mujer.

Los amigos quisieron ponerla a salvo, Maria Cano siguió en la tribuna sin miedo a los esbirros recordándoles que ellos también eran  hijos del pueblo y que sus proyectiles iban dirigidas contra sus hermanos. Fue inútil el intento de acallarla; los fusileros se retiraron y ella terminó el discurso.

Luego en delirante manifestación la llevaron en hombros hasta la casa donde se hospedaba.



MARÍA CANO EN LA HISTORIA.

Por primera vez en Colombia una mujer se desenvolvía en el escenario político  Ni la prisión, ni las amenazas lograron apagar su protesta contra un Régimen que silenciaba el clamor obrero con plomo, que defendió los intereses gringos sin importar la vida de centenares de labriegos sacrificados en las bananeras y de obreros masacrados en Barrancabermeja y en la calles  bogotanas.

Infortunadamente el PSR se convirtió en un movimiento minado por los personalismos y los intereses particulares  y se desintegró malogrando una opción de cambio. María Cano, alejada de la política, empezó a padecer lagunas que le restaron lucidez mental, el 26 de abril de 1967 murió en Medellín.

Que dejó Maria Cano?-  El ejemplo de una colombiana que sin esperar nada a cambio trató de romper los esquemas de injusticia social.
Qué simbolizó la Flor del Trabajo?-  La fuerza de la mujer en la transformación política de Colombia.

Honor y agradecimiento para una compatriota cuya misión empieza a trascender en las nuevas generaciones..




6 comentarios:

  1. Una grandiosa historia que debe de servir de ejemplo para tantas mujeres que hoy se encuentran en puestos de poder y liderazgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Cano fue una de las primeras abanderadas contra la corrupción tanto de conservadores como de liberales que esclavizaron al pueblo colombiano en la primera mitad del Siglo XX en Colombia.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Excelente artículo. María Cano... Incansable mujer. Luchando por la justicia y la igualdad en Colombia.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito recuento, breve y concreto, hoy 50 años después de su partida, lo mínimo que puedo decir es: QUIEN DIJO QUE LA MUJER NACIÓ PARA SERVIRLE AL HOMBRE Y LAVAR PAÑALES. HONOR Y GLORIA PARA MARÍA CANO!

    Francisco Sanchez, 28-04-2017

    ResponderEliminar