martes, 30 de abril de 2019

NUEVO LIBRO- CRÓNICAS DE OPIRAMA


ESPECIFICACIONES DEL LIBRO:

Autor: Alfredo Cardona Tobón
PASTA BLANDA
21. 5 X 14
Encuadernado Rústico
300 EJEMPLARES
Editorial Gamma
VALOR: 45.000 + GASTOS DE ENVÍO

SINOPSIS: 
En tres bloques que el autor denomina Sotanas, Guapos y Guarnieles, el lector se adentra en la picaresca, las leyendas , las historias contadas por los abuelos y recogidas de ajados y polillados periódicos del Occidente del Viejo Caldas.

Las “Crónicas de Opirama” son historias con pincelazos de ficción y leyendas entrelazadas; vienen de la cantera cultural de un pueblo mágico, donde todo es posible y mucho de lo dicho sucedió o pudo suceder.

Estas crónicas rescatan pastores de almas cuya memoria se estaba perdiendo en la penumbra de los tiempos y reviven los curas guapos que convirtieron los altares en trincheras. 

Se ve al padre Tobón comandando a los refugiados que dieron vida al pueblito de El Rosario y al padre Corrales llevando leña seca a las hogueras de la intolerancia. Vemos al padre Melguizo enfrentando a los verdugos de su gente y al cura Herrera impidiendo que abrieran una carretera para proteger a las doncellas del acoso de los choferes.

Mientras el padre López recorre las trochas salvando almas y organizando ligas de temperantes, los guapos aparecen en los recodos camineros. El filo del machete junto con la ruana, la mulera y el aguardiente tapetusa se juntan en las fondas. “Pateperro” encarna al verraco de Guacas, en la trocha de la  Gironda Pedro Benjumea arrea sus mulas en medio de los duendes y las ánimas en pena, Pedro Brincos y la Aviadora establecen con el Capitán Venganza una “república bandolera” entre Carambá y Opirama y Zoilo Bermúdez volea plomo por las orillas del río Cauca. 

En los Guarnieles, al igual que en los carrieles, cabe de todo: el gallito saraviado, el gallinazo del diluvio, colonos de tierra fría, Fernando González fumando pipa en Otraparte, De Greiff tomando
aguardiente en Bolombolo, los animeros y más curas y más guapos.

“Crónicas de Opirama” plasma el pasado de una aldea enquistada en una región donde un cerro llamado Batero fue morada del dios Xixaraca y otro denominado Opirama tapona la prisión de los demonios tamaracas que a veces se escapan para convertirse en plagas, otras en granizo, en enfermedades y en la muerte. Noventa y tres artículos dan la visión de un pueblo aferrado  a la montaña, de una comunidad  que ha sobrevivido a los españoles, a los caucanos, a los antioqueños y a los bandidos que han querido arrebatarles la tierra, el oro y la existencia.


CÓMO COMPRARLO

Disponible para Colombia :

PAGOS POR INTERNET:

1. Ingresa al siguiente enlace : CLIC AQUÍ PARA COMPRAR


Y SIGUE LAS INSTRUCCIONES que te da la página ES MUY FÁCIL.

2. Registra tus datos. Te saldrá una imagen como la siguiente




Serán solicitados los datos de envío. Asegúrate que estén escritos correctamente.

  3. Elige la forma de pago:



4. En el caso de elegir pago por Baloto, Efecty o pago con recibo en Bancos, el sistema te arrojará un recibo y/o un número de pago. Imprime el recibo o lleva el código de pago que te genera el sistema.


* NOTA: Si quieres adquirir el libro y no puedes comprarlo por internet, escribe a alcartob@gmail.com y deja tu mensaje, o deja tu comentario en esta publicación. 

Y listo!

Recuerda que el libro se demora entre 3 y 5 días hábiles dependiendo del lugar en el que te encuentres.

Si tienes alguna duda, por favor escribe a 
CORREO PARA ACLARAR DUDAScristina@enlaceinteligente.com


NOTA: PARA OTROS PAÍSES ES POSIBLE ENVIAR EL LIBRO PERO ES NECECARIO RECOTIZAR EL VALOR DEL ENVÍO. EN CASO QUE QUIERAS TENER EL LIBRO EN OTRO  PAÍS, escribe a alcartob@gmail.com o deja un mensaje en este post.

Esperamos próximamente tener disponible el libro para compra por demanda en la plataforma de AUTORES EDITORES

domingo, 28 de abril de 2019

LA JUSTICIA EN EL DEPARTAMENTO DEL SUR


Alfredo Cardona Tobón



Una mirada a los archivos de los juzgados permite conocer los delitos que afectan una comunidad  y la manera como se desenvuelven los individuos cuya conducta está permeada por los valores  que definen su identidad.

Es interesante mirar el  Archivo Municipal de Manizales  y descubrir que los vecinos de la naciente ciudad no fueron como los retratan algunos historiadores. Su conducta tuvo mucho que ver con los cambios políticos y con la influencia que tuvo o no la Iglesia Católica en el gobierno de Antioquia.

El triunfo de los radicales en los años sesenta del siglo pasado relajó las costumbres paisas, pero al retornar los conservadores al poder volvieron a ajustarse las clavijas, como se ve en este informe de policía  enviado por el señor Alejandro Londoño a las autoridades del Estado de Antioquia:

“Estados Unidos de Colombia

Estado Soberano de Antioquia- Prefectura del Depto del Sur

Manizales 21 de febrero de 1865.

Señor Secretario de Gobierno-Medellín

 

AGUADAS

Desde  el primero de enero del presente año en que se encargó  el señor Fermín Villegas, se hace observar allí la ley de policía en todas partes, y nunca se había notado tanto en aquel pueblo la influencia de una autoridad buena como ahora. En aquel distrito no hay vagos ni jugadores, ni hombres entregados al licor.

ARANZAZU

En este distrito se ha hecho mucho en materia de policía. El alcalde persiguió a los vagos, siguió un juicio a varias personas por haber jugado juegos prohibidos y fueron condenados al pago de una multa de $10 cada uno, que les fueron conmutados en trabajo en la plaza, cuyas casas se estaban banqueando. Algunos muchachos sin oficio y otros hijos de padres muy pobres han sido entregados  a personas de buena conducta, igual cosa ha sucedido con algunos vagos que fueron reclamados por sus parientes.

MANIZALES

Mucho se ha hecho en este pueblo  después de que se estableció  el nuevo gobierno (El de los restauradores conservadores)  para poder extinguir algunos vicios que se habían heredado de la revolución liberal: La vagancia, el juego,  la prostitución o la embriaguez que se enseñoreaban de la población.

Ha sido, pues, preciso trabajar mucho para lograr destruir tan horrendos vicios en una sociedad tan poco culta y compuesta, en su mayor parte, de hombres que han vivido por más de cuatro años en los cuarteles y acostumbrados a no obedecer  a las autoridades políticas.  Gracias al alcalde Rafael Jaramillo Uribe ya casi no queda rastro de tan abominables vicios.

Las mujeres escandalosas han huido  a Palestina y a otros puntos del Estado del Cauca. Los vagos se han ido y otros han tomado ocupación.  El juego prohibido  se concluyó totalmente y todo manifiesta que la sociedad de ha regenerado.

Cinco billares abiertos en un pueblo como Manizales  parece mucho. Me prometió el alcalde que al terminar el periodo el pueblo quedará libre  de vagos y mujeres públicas.

NEIRA

Aunque allí no hay vagos, lo poco  que tienen que hacer la mayor parte de los que viven en ese pueblo los hace figurar como tales. Los vecinos parece que  han resuelto destruir la aldea cebando en la plaza y en las calles más de 200 marranos. He tenido que dar orden al alcalde para que prohíban semejante abuso.

PÁCORA

Se sigue sumario contra once mujeres consideradas como vagas. Me parece que abundan los vagos, pues siempre he visto un billar que está en el marco de la plaza atestado de gente  a todas las horas del día.

SALAMINA

Es uno de los pueblos donde se observa la ley de policía. Se instruyó un sumario contra una mujer escandalosa.  Dos huérfanos han sido entregados a personas acomodadas y honradas.”

OTRO INFORME

En otro  informe enviado por el Jefe de la Policía  a la gobernación de Antioquia se muestran detalles que más parecen de orden moral que del resorte administrativo de los alcaldes y encargados de  la administración pública:

Estas son las novedades en Manizales:

Enero 18 de 1865.

Se condena a Ángel Henao al pago de una multa de $4 por haber puesto un baile sin permiso de las autoridades.

Febrero 6 de 1865

Se hicieron comparecer a la oficina del alcalde los señores Serafín y Bernardo Salgado, Evangelista Vásquez, Rudecido Orozco y otros dos para que comprueben ocupación y medios lícitos y honestos donde les viene la subsistencia, de lo contrario  se les sigue juicio de vagancia.

El  nueve de febrero  se hizo notificación a Leonor Rojas y Rita Jaramillo, el 18 a ocho mujeres más.

De las anteriores notificaciones se constató que José María Valencia, Serafín y Bernardo Salgado tienen ocupación. Los demás han desocupado inmediatamente el distrito marchándose  a las montañas y caseríos de Naranjal, San Francisco y Palestina en El Cauca y a Santo Domingo en El Tolima. ” Pues la policía no pierde de vista a los vagos y los vigila constantemente”.

En Enero se instruyeron en Manizales once sumarios por amancebamientos públicos y escandalosos, pero en febrero desaparecieron  los casos de embriaguez, los juegos prohibidos y la prostitución.

En Pácora:

Febrero de 1865

Se sigue juicio de vagancia a doce mujeres, entre ellas Melitona Rendón, e Idalia Ruiz.

En Salamina:

Febrero de 1865- Se sigue juicio contra una mujer por escandalosa y vaga.”

 

Como se observa  en los informes anteriores,  la vagancia, la prostitución y los borrachos fueron los dolores de cabeza en el Departamento del Sur, donde la zona más critica era Manizales, pues allí llegaban extrañados los vagos y las  mujeres sin oficio del resto de la provincia.

Sin embargo hay que anotar que pese a las continuas guerras y al fanatismo partidista de los antioqueños, eran pocos los casos de sangre que se presentaban  y escasos los robos y los  asaltos a mano armada. Se perseguía, eso sí, al amancebamiento y las autoridades tenían potestad para quitar la patria potestad en caso de pobreza extrema o de maltrato, en cuyo caso los niños se entregaban a familias pudientes y honorables A las prostitutas las consideraban vagas y como tales las  extrañaban hacia El Cauca  y El Tolima,  o las  concertaban con patrones que las  ponían a trabajar en oficios domésticos.

 Pero el acucioso afán de las autoridades eclesiásticas y civiles no significaba que se viviera dentro de sus cánones,  pues  soterradamente los “patriarcas” tenían sus concubinas, eran comunes los hijos extramatrimoniales,  abusaban  del licor y envolataban el pan de la familia en juegos de cartas y corridas de dados.   “Mamasantos” llamaban los caucanos a nuestros ancestros y como “sepulcros blanqueados” los  consideraban  los estudiosos de  la Biblia.