sábado, 4 de agosto de 2018

LA REVOLUCIÓN DE 1879 EN RIOSUCIO

 

Alfredo Cardona Tobón
 
 En la base del cerro Batero se libró un combate entre liberales radicales e independientes en  1879
 

Mientras en el Estado de Antioquia las fuerzas radicales se enfrentaban en  el año de 1879 a la rebelión promovida por el clero, en el Estado del Cauca  estallaba otra rebelión del sector independiente liberal contra el gobierno radical. En Antioquia las causas eran religiosas y doctrinarias y en el Cauca la guerra tenía como causa el fraude electoral y las componendas de los radicales para mantenerse en el poder.

Los graves resultados que trajo la guerra de 1876 para los radicales hicieron que el presidente del Cauca, César Conto, impidiera como diera lugar que los independientes liberales tomaran el poder del Estado;  para ello anticipó elecciones para presidente y el radicalismo liberal eligió a Modesto Garcés quien al terminar su mandato impuso  un candidato opuesto al general  Ezequiel Hurtado propuesto por los independientes.

La guerra se hizo inevitable, el 21 de abril de 1879  los independientes bajo el mando del general Payán tomaron la ciudad de Cali mientras en el resto del Cauca los independientes se levantaban en armas contra Modesto Garcés.

Ramón Elías Palau tomó las armas en el municipio de Toro, llamó al servicio a los varones desde la edad de 16 años hasta los cincuenta años y estableció contribuciones para sostener la rebelión.

En hojas sueltas escritas a mano, Ramón Palau se dirigió a los vecinos del municipio de Toro, en ese entonces con cabecera en Riosucio:

ALOCUCIÓN

EL JEFE PROVISORIO DEL MUNICIPIO DE TORO

A SUS HABITANTES:

COMPATRIOTAS!-

Los pueblos de nuestro altivo y heroico  Estado,  en presencia de los repetidos actos de cínica usurpación del sufragio y colmadas ya las medidas de la tolerancia de los abusos y violencia cometidos por el indigno gobernante,  que con esas  graves comisiones,  parece que se propone corresponder al origen bastardo e indigno de su subida al solio presidencial; se han visto obligados a  apelar a las armas para reivindicar sus glorias humilladas, sus derechos ultrajados y ponerse a las alturas de sus  esclarecidas historias.

Y para tan sagrados y legítimos propósitos,  han constituido  un gobierno civil y militar a cargo del severo republicano, ciudadano general Eliseo Payán, el cual me ha hecho el honor de nombrarme su agente en este importante municipio ,  cuyos valientes  y libres hijos  no han inclinado  jamás sus erguidas frentes ante ningún linaje de tiranos.

 Y si he aceptado tan arduo encargo, ha sido para servir mejor las conveniencias bien entendidas de estas poblaciones,  y resuelto a no  lastimar en  lo más leve las garantías de los asociados , siempre que no den pruebas  de hostilidad y desafecto, o que sea ineludible  y vitalmente necesario su  contingente.

Tened, pues, fe, conciudadanos todos, en que mi labor será siempre encaminada a conservar incólumes las  libertades públicas e individuales,  cuyo triunfo y rescate es nuestra aspiración;  y contad, especialmente los que formais en el bando político contrario al nuestro,  que de mi parte habrá solícito  esmero en impedir toda lesión gratuita o apasionada de vuestros fueros sociales y personales.  Mas sabed que esta excepción, repito, os vendrá por la rectitud de  vuestros procedimientos, todos, o las absolutas prescindencias,  los conservadores, en la lucha que debe ser ajena de ellos, y que rechaza la lógica de su credo.

A LAS ARMAS!- llamo , por tanto,  a todos los que están afiliados bajo las banderas  del partido liberal independiente, cuya conciencia se siente herida con las conductas liberticidas y tiránicas de los mandatarios  del Cauca, para que con ellas,  como os he iniciado reconquistéis la majestad popular profanada apoyando al fiel republicano, señor general Ezequiel Hurtado, así cumplís la alta misión de procurar el bien de los pueblos, de ser el guardián  de sus derechos y  el rígido ejecutor de las prerrogativas que otorga a los caucanos la Constitución,  especialmente las de practicar sin cortapisas  ni restricciones las creencias religiosas heredadas de los mayores.

Volad, pues, compatriotas a ocupar el puesto y a seguir el camino que la Patria y la Libertad os señalan,  seguros de que el Dios de la Justicia y que vela por los oprimidos, pronto recibirá, complacido,  nuestros himnos de bendición, unidos con los cánticos de la victoria.

Dadas en Riosucio, a 29 de abril de 1879

Ramón Palau

El Secretario Rafael G. Bueno

Se publica el 4 de mayo de 1879.

 

En el extenso municipio de Toro  que comprendía  los distritos parroquiales de Toro, Ansermaviejo, Quinchía, Riosucio, Supía y  San Juan  los independientes comandados por Ramón Palau, recogieron las armas en poder de los particulares ,expidieron pasaportes para poder viajar por el territorio y llamaron a las armas a los ciudadanos entre 16 y 50 años de edad.

. Para hacerles frente las autoridades del radicalismo liberal, representadas por Rudecindo Ospina,  organizaron una pequeña fuerza con gente de Quinchía y Marmato y presentaron combate en las cercanías del cerro de Batero.

El enfrentamiento entre liberales radicales e independientes duró dos horas con el resultado de dos muertos en el bando de los radicales que contaban con el apoyo del capitán Zoilo Bermúdez y sus temidos macheteros.

La victoria de los independientes selló la suerte de la revolución en Toro. Rudecindo Ospina cedió el mando, vendió acciones en las minas y viajó a Francia, donde terminó sus días. En el Estado del Cauca los independientes ocuparon la ciudad de Cali, el voto popular ungió a Ezequiel Hurtado  en la presidencia del Estado mientras en la nación el  general Julián Trujillo consolidaba las ideas regeneradoras que llevarían a Nuñez y al conservatismo al poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario