miércoles, 18 de enero de 2017

BELISARIO RAMÍREZ GONZALEZ

Ángel María Ocampo Cardona*




El pasado lunes 9 de enero, dejó de existir en la ciudad de Manizales, el escritor Belisario Ramírez González, caldense por adopción. Deja una silla vacía en la Academia Caldense de Historia, institución de la cual era Miembro Correspondiente, desde su fundación, el 16 de agosto de 2002. Estas palabras se constituyen en un homenaje póstumo al académico y en un saludo de solidaridad para su familia, residenciada en el municipio de Villamaría.
Belisario había nacido en Guacarí (Valle), el 2 de octubre de 1938, en un hogar de raíces caldenses: su padre, Belisario Ramírez, era de Villamaría y su madre, Enriqueta González, de Salamina. Su familia llegó de regreso a Villamaría, y se estableció en la vereda Papayal, cuando él frisaba con los once años de edad. Viajó luego a Manizales para iniciar sus estudios primarios en la Escuela Anexa Departamental de Manizales. Años después, se graduó Maestro en la Normal Departamental de esta ciudad.
En 1958, ingresó al magisterio, como docente en la vereda La Garrucha de Manizales, donde laboró algunos meses y renunció para aceptar, días después, un nombramiento en el mismo ramo, en la Escuela de Varones de San Diego (Samaná). Luego fue trasladado con el cargo de Director de la Concentración Escolar del Corregimiento de Guarinocito, del municipio de La Dorada. El 1º de mayo de 1960, en virtud de una permuta, llegó a Victoria a laborar como docente de la Escuela Urbana José María Córdova. Allí formó hogar con la victoriana Nohemy Loaiza Jaramillo, matrimonio del cual tuvo cuatro hijos: Belisario, Jairo Alonso, Nohemy e Isabel. También allí se hizo corresponsal del Diario LA PATRIA e inició su carrera periodística e historiográfica.
Simultáneo con su labor docente, se dedicó a la lectura de libros, a husmear archivos locales y regionales, y a registrar los sucesos grandes y pequeños de la vida de esa población del oriente de Caldas. Así empezaron a aparecer las obras que lo fueron consagrando como un juicioso cronista del acontecer regional. Escribió sus libros “Dos Vidas Cantando a Colombia: Hermanos Uribe”. “Periodismo de Provincia, un rico filón de historia”. “Victoria Caldas: de 1868 a 1988” y “Monografía de Victoria Caldas: 1553 a 1997”.

De la docencia a la política y a la literatura
En el municipio de Victoria se convirtió además en un líder cívico y social, habiendo llegado a ser miembro del Concejo Municipal, por dos períodos, y en ambos períodos, Presidente de la Corporación, representando al partido conservador en una localidad eminentemente liberal, lo que permite dar cuenta de su arraigo entre las gentes, que admiraban su ecuanimidad y espíritu de emprendimiento encauzado hacia los buenos propósitos de desarrollo comunitario. No en vano llegó a ser miembro y comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la localidad, otro indicativo del grado de su arraigo en la comunidad.
Posteriormente ejerció la docencia en el municipio de Risaralda, donde también dejó huellas como líder intelectual, vinculándose a la actividad cultural. Fue miembro de un centro literario y también candidato al Concejo Municipal. Durante su estadía en este municipio continuó ejerciendo como corresponsal de LA PATRIA. En este ejercicio, le correspondió protagonizar el debate librado en procura de la integridad territorial de Caldas, a contrapelo de los intereses segregacionistas de las ciudades de Pereira y Armenia. Publicó páginas enteras con entrevistas, reportajes y columnas que atacaban con entusiasmo las propuestas de fragmentación del Departamento de Caldas, para lo cual contó con el apoyo irrestricto de los dueños del diario, quienes tuvieron que hacer caso omiso a las acusaciones que contra el periodista hicieron algunos líderes segregacionistas.
Estando ejerciendo la docencia en Risaralda, le llegó el ofrecimiento del Alcalde de Victoria, para que regresara a esa localidad a ejercer el cargo de Personero Municipal. Ofrecimiento que aceptó en virtud de sus apegos a la comunidad del oriente caldense y también por la importancia del cargo que se le ofrecía. Renunció así a la docencia y se instaló de nuevo en Victoria, como Personero Municipal, cargo que desempeñó durante cuatro años. Cumplido este período, se traslada con su familia a la capital caldense y aquí ejerce el cargo de Revisor de Documentos de la Contraloría General del Departamento y posteriormente como Almacenista de Rentas Departamentales, adscrito a la Secretaría de Hacienda de Caldas.
Unos años después vino su vinculación directa al diario LA PATRIA, como Jefe de Corresponsales y como Jefe del Departamento de circulación. Y en estas circunstancias, tuvo la oportunidad de involucrarse en actividades literarias, haciéndose compañero de faenas intelectuales de Jorge Eliecer Zapata Bonilla, Alfredo Cardona Tobón, y otros escritores que por aquella época gestaban la fundación de la Academia Caldense de Historia. Cuando se fundó esta institución, Belisario Ramírez González participó en las actividades fundacionales, por lo cual se cuenta como uno de los miembros fundadores de la Academia.

Homenaje a una vida
En el año 2013, a la edad de 75 años, fue galardonado con el título de “Adulto Mayor de Oro”, en representación del municipio de Victoria y como un reconocimiento a su destacada labor cívica, cultural, social e intelectual en beneficio de diferentes municipios de Caldas. La ceremonia tuvo lugar el día 30 de agosto de 2013 en el centro Cultural de Café y fue realizada por la Red de apoyo técnico y social gerontológica de Caldas que coordina la Dirección Territorial de Salud de Caldas.
Con ocasión de su fallecimiento ocurrido el pasado 9 de enero, las autoridades civiles de Victoria y Villamaría hicieron llegar a sus familiares, sus reconocimientos, exaltando la vida y la obra de un ciudadano que se distinguió por su don de gentes, su calidad humana y su vocación de servicio.
Y la Academia Caldense de Historia, lamentando su desaparición, exalta sus virtudes como educador, gestor cultural, periodista, escritor e historiador, con aportes significativos a la historiografía de la región caldense.

*Presidente de la Academia Caldense de Historia.

1 comentario:

  1. Cordial saludo Ingeniero Alfredo CArdona Tobón, agradeciendo la información, la cual compartimos en el blog de la Institución Educativa San Pablo, citando la fuente. Hoy la comunidad educativa rindió homenaje póstumo a Don Belisario, nos acompañaron su señora esposa, el Alcalde y su señora, don Jaime Vargas historiador victoriano, funcionarios de la alcaldía de Victoria, directivos, docentes, estudiantes y padres de familia y entonamos la letra del himno a Victoria cuyo creador fue Don Belisario. Reiteramos los agradecimientos y puede vitarnos en la siguiente dirección: http://iesanpablovictoriacaldas.blogspot.com.co/

    ResponderEliminar