jueves, 24 de abril de 2014

MEMORIA DE SANTUARIO RISARALDA

MEMORIA PARA NO  OLVIDAR

 



A partir de este artículo empezaré una serie de escritos de autores confiables que traerán a  la memoria de las viejas y nuevas generaciones, la historia de la violencia política desatada en el occidente del Viejo Caldas, durante los gobiernos de Mariano Ospina Pérez, Laureano Gómez y Rojas Pinilla. No es una intención morbosa. Se trata simplemente  de recordar que las trágicas épocas  posteriores y las consecuencias que hoy sufrimos no son gratuitas, y se está en mora de señalar a los responsables de esa violencia y reconocer a las víctimas.


ESCRITO DE ALEJANDRO URIBE  RESCATADO POR ALFREDO CARDONA DE LOS ARCHIVOS DE SU HIJA ISABEL URIBE Y  DESTRUIDOS POR ACCIÓN DE LA POLILLA  ANTE EL DOLOROSO DESCUIDO DE LOS NIETOS DEL PATRICIO.

NOTA: Para situarnos en la época y comprender las circunstancias  conviene leer el artículo con el título de" El Senador Descalzo", de este mismo blog que  ilustra sobre la vida y obra de don Alejandro Uribe.

La relación de don Alejandro Uribe empieza en la forma siguiente y es parte de la formación que  infortunadamente  solo pude recuperar parcialmente:

"Conocimos esta ciudad desde que era corregimiento de Apía y luego en 1907 elevada a la categoría de municipio y por ello podemos atestiguar que fue una población culta, democrática, prospera y naturalmente liberal hasta que las hordas del régimen que principió en 1946 cayeron sobre ella y la convirtieron en un baluarte falangista, manejado hoy por todos los maleantes que reclutaron en los pueblos vecinos y que llegaron invitados, apoyados e instigados por los jefes conservadores del municipio, cumpliendo órdenes de los similares del departamento y de la nación y que contaban de antemano con la simpatía, el asentimiento y la tolerancia de las autoridades para cuanto quisieran hacer contra el liberalismo.

No valió a los santuareños godos saber que en los 16 años de gobierno liberal se les había dado todas las garantías, quizás mayores que las que se daban a nuestros mismos copartidarios, ni que el nueve de abril nos hubiéramos puesto al frente de  los nuestros, Que ya habían tomado las armas de los cuarteles de la Policía y Alcaldía para evitar que ocurrieran  incidentes desagradables, como en efecto se consiguió  pues no  se derramó una sola gota de  sangre, ni hubo  robos, ni incendios, ni se ultrajó a nadie, mucho  menos a los hogares como ocurrió. despues. A pesar de esto, la  gran mayoría de los conservadores de la ciudad cumplieron las órdenes recibidas y en asocio de los bandidos importados, se dieron a la tarea de exterminar a los liberales o hacerlos desocupar el Distrito, como en efecto sucedió. 

Más de 10.000 personas tuvimos que abandonar el pueblo para salvar nuestras vidas, dejando el fruto del trabajo de lustros en poder de ladrones, asesinos e incendiarios. Y muchos liberales que por inconvenientes insalvables tardaron en huir,  cayeron bajo  el fuego de los fusiles oficiales o cocidos a cuchillo  o despedazados a machete, así fueran inofensivos, honorables, trabajadores, jóvenes o ancianos, mujeres o niños. No quedó en la cabecera de Circuito, como se dijo antes de gran mayoría liberal, ni un solo empleado de los nuestros, ni un comerciante, ni abogados, ni médicos, ni boticarios, ni carniceros, ni vivanderos,  ni aserradores, ni obreros, ni artesanos ,  ni siquiera jornaleros que ostentaran el glorioso título de liberal.

En el régimen del año 30 al 46, hubo en Santuario dos muertos por política, a consecuencia de borrachera y en pelea a pleno día, provocada por los mismos conservadores, como lo reconocieron en su hora los mismo jefes de ese partido. En cambio vamos a anotar  algunos, apenas de los asesinados del año 1949 para acá, solamente conocidos,  pues en las veredas y campos las víctimas anónimas fueron incontables.

Nombre de los muertos   Lugar                         Sindicados

Álvarez Bertulfo               Cundina                    Miguel Hernández
Álvarez Ángel                   Gualanday                Bandidos desde el monte
Älvarez Ramón                 Pueblovano              Bandidos desde el monte
Angulo Antonio                 Fonda de Vallejo      Cuadrilla de 6 desconocidos
Álvarez Misael                  Mapa- Via Cundina  Cuadrilla de 6 desconocidos
Arias Roberto                   El Yarumo                  Desconocidos
Aguirre A. César               Patudal                      Desconocidos
Bedoya Octavio                Peralonso                   Desconocidos
Bedoya Francisco             Mapa arriba                Desconocidos
Batero N                            Pueblovano                Miguel Hernández
Batero (hermano)              Frente al hospital        Desconocidos
Cano. R.Francisco            Calle central                Ataque a la ciudad
Cañas N                            Peralonso                    Bandidos
Cano Ramón                     Calle central                Un policía a las 9 a.,m
Colorado ( Cacharrero)     La  Quiebra                 Bandidos
Calle N (El Paisa)              Nápoles                       Bandidos
Cortés P. Nolasco             Calichal                        Bandidos
Cortés N (hermano)          Calichal                        Bandidos
Duque Juan de Dios         Calle central                 Un tal Fernández
Echeverri Miguel                La Celia                       Bandidos
Franco Arturo                    San Rafael                   Bandidos
Giraldo Felipe                    Nápoles                       Bandidos
García Jesús                     Calle Peñasblancas    Bandidos
González Carlos               Café Balalaika              Bandidos
Gómez Neftalí                   Calle Central                Bandidos
 Fernández Rafael            Camino Tierrafría         Bandidos
Jaramillo Pompilio             Calle Central                Bandidos
López Avelino                    La Celia                       Bandidos
López Cesar( hijo)             La Celia                       Bandidos
Montoya Benjamín             En su tienda               Bandidos
Montoya Hernando (hijo    Calle central               Marcos T. Rodríguez
Mejía G. Julio                     El Tambo                   Espinosa y un Osorio
Marulanda  N.                     Playarrica                  Bandidos
Obando Roberto                 Cundina                    Bandidos
Parra Miguel                       Calle central              Bandidos
Pérez Ernesto                     La Quiebra                Policía
Penagos José                     Calle Central            Bandidos
Restrepo Carlos                  La Laguna                   Bandidos
Rios José                            Calichal                       Bandidos
Rodríguez Amos                 Peralonso                    Bandidos
Rodríguez Marco                 La Marina                     Bandidos
Rodríguez Aquilino             Calle central                 Bandidos
Rodríguez Antonio             Los Baños                     Bandidos
Restrepo Gonzalo              En la cárcel                   La policía
Sánchez Gerardo                 Finca de V. Franco         Bandoleros
Tobón Libardo                     Peralonso                       Bandoleros
Torres Ramón                     Mapa arriba                    Bandoleros
Torres N (hermano)            Mapa arriba                     Bandoleros
Tabares Pedro                   Quebrada Yarumo           Bandoleros
Uribe Ignacio                      Mapa arriba                     Bandoleros
Velásquez Enrique            Peralonso                          Bandoleros
Vera Juan                          Mapa-vía Cundina            Cuadrilla de seis
Valencia Gerardo              El Tejar                              Cuadrilla de seis

Villada Vicente                   La Celia                            Cuadrilla de seis
Villada (hijo)                      La Quiebra                        Cuadrilla de seis
Vallejo Vásquez N            La carretera                       Cuadrilla de seis
Sierra Roberto                  Plaza principal                    Miguel Hernández
Sosa Ángel                       La Bretaña                         Bandidos
Un chapín                         Orofino                               Un tal Ríos
Joaquín N                         El Bosque                           Desconocidos
Dos hermanos Sierra       El Cedral                            Desconocidos
Arango Humberto             Calle central                       Desconocidos


…  y muchos más que no conocimos y muchos desaparecidos, que seguramente fueron muertos y ocultados.  Estos son liberales todos, también murieron algunos conservadores a manos de  la misma chusma, de la policía y del ejército. Contados fueron  muertos por liberales con legítima defensa". 


NOTA ILUSTRATIVA:  En  1949, Santuario era el municipio con mayor votación liberal del occidente caldens y en 1963 era uno de los fortines conservadores de la región. Ese cambio se debió al desplazamiento forzado de las familias liberales por la violencia  tolerada por el régimen consevador e incentivada por Gilberto Alzate Avendaño y los llamados Leopardos manizaleños . De municipio líder en la región, con el primer colegio de bachillerato en la zona, con periódicos, centros culturales y destacados patricios se convirtió en  otro conglomerado campesino sin objetivos  claros ni visión de futuro. Apenas ahora, se está  conformando una clase dirigente, tras una sequía intelectual de varias décadas.

1 comentario:

  1. Parte de mi familia materna era oriunda de éste municipio, mi abuelo Pedro y sus hermanos. Mi abuelo salió de allá muy joven, primero a Pereira, donde era comerciante bohemio, aguardientero y billarista, y luego a Montería por tres décadas, donde sufrió la expropiación de tierras por los paramilitares. Terminó con un edificio algo ruinoso de su propiedad en el centro de la ciudad, donde siguió, claro está con sus costumbres liberales: vivió en pareja con una mujer negra mucho menor que él, (igual ésto de la edad que con mi abuela, su antigua esposa y madre de mi madre) con la que tuvo dos hijos, dos mulatos de mi edad. Un hermano suyo, en cambio, sí parece que conservó sus hábitos conservadores: era conocido en el pueblo por tener delirios místicos y creerse Jesucristo, vestía túnica blanca, tenía cabello y barba largos, sacaba de la iglesia a las mujeres que estaban vestidas con falda, y también a los mercaderes del atrio. Terminó en el asilo de ancianos de Pereira. Otro hermano de mi abuelo tuvo un hijo, quien al parecer, se dedicó a las artes y a los encierros en hospitales psiquiátricos, y tenía la manía típica de pintar obsesivamente cuerpos femeninos desnudos. Todos tenían tenían en su imaginario a la violencia. Aún pienso cual será la influencia de estos caminos genealógicos en mí, cuál será la mitad oculta y la mitad visible de una auto que huye constantemente.
    jotagé gomezó

    ResponderEliminar