miércoles, 19 de junio de 2013

JULIO CÉSAR JARAMILLO VÁSQUEZ








Solamente pude compartir con Julio César los últimos meses de su vida; a fines del año 2012 lo invité a regresar a la Academia Pereirana de Historia y de inmediato retornó a las tertulias, aportó ideas y volvió a esgrimir ese carácter vertical, valiente y diáfano que a través de toda su vida lo enfrentó con falsos apóstoles, con lo héroes de pies de barro y los “prohombres” que se han creído dueños de la verdad y la virtud. 
Si el tiempo lo hubiera permitido, si hubiéramos recorrido juntos otro tramo de nuestras existencias, hubiera sido uno de mis amigos, pero los arcanos de la Providencia Divina tienen su hora y esa hora lo llegó de improviso a Julio César, cuya ausencia sentimos todos los días.
El día de la sesión solemne en honor a nuestro amigo no hubo caras largas, ni llanto, hubo risas y gratos recuerdos, porque de eso se trataba. Por esa razón su amigo del alma, Oscar Jaramillo, honró su memoria con anécdotas, con vivencias y con episodios de ese Quijote que se estrelló muchas veces contra los molinos de viento.
En la página de este blog se recoge el escrito de esa sesión solemne  que muestra un hombre que como el  poeta pudo confesar que había vivido.-
Alfredo Cardona Tobón-                      


PRESENTACIÓN DE JULIO CESAR JARAMILLO VASQUEZ
-        
POR OSCAR JARAMILLO O -

Hijo de Teodoro Jaramillo y Colombia Vásquez, nació en Pereira en 1943.
Hizo sus estudios en el Liceo Pereira y se graduó de bachiller en el Colegio San Luis de Manizales.

Viajó Italia con el ánimo de estudiar arquitectura y regresó al país a la muerte de Vicente Jiménez, quien fuera su padre de adopción y de quien en compañía de su hermano Héctor Manuel, recibieran una gran herencia representada en múltiples inmuebles y fincas.
Con Julio César tuvimos una gran amistad de medio siglo. Junto a su hermano Héctor Manuel, sus primos Diana, Antonieta y Libero Mercuri así como con Hernando Sabogal, Alberto Rahaal, Bartolomé de la Roche y quien esto escribe hicimos el primer y último festival del Arte y la Cultura en Pereira en el año de 1965, a dicho festival acudió la plana mayor del nadaísmo: Gonzalo Arango, Eduardo Escobar, Elmo Valencia, Jota Mario Arbeláez, retardado sexual como se presentaba y Pablus Gallinazo. Asistió Santiago García el dramaturgo y pintores como Germán Tessarolo y J.Olabarrieta.

En dicho festival, como estábamos bajo el estatuto de seguridad del presidente Julio César Turbay, fuimos interceptados por el ejército sindicados de conspirar contra el régimen. Gracias a la intermediación de la arquitecta Diana Mercuri quien se identificó como funcionaria de Planeación Municipal, fuimos liberados.
Julio César incursionó en muchos quehaceres de la vida, fué ganadero y fabricante de productos lácteos en su Finca la Aurora en la vía Armenia. También lo hizo en Bogotá en una finca en la Sabana.

En la finca La Aurora, instalamos una máquina marca Diábolo para fabricar mantequilla. Planificando el futuro del negocio le sugerí que el slogan para el producto fuera:” Mantequilla La Aurora, la mejor por ahora¨”.

En esa finca hicimos muchas reuniones  de gente con inquietudes intelectuales.
Pablus Gallinazo andaba con Rosita, quien portaba un collar con una cápsula de cianuro, para cuando quisiera liberarse de este mundo cruel, como efectivamente lo hizo años mas tarde.
En una navidad con deseos de elevar un globo y ante la falta de papel de seda, le propuse a Julio que hiciéramos uno de papel periódico, según mis cálculos si lo hacíamos lo suficientemente grande tendría que elevarse. Hicimos uno de 32 hojas, o sea 64 paginas, el cual elevamos no una, sino dos veces.

Continuó con sus labores de ganadería en una finca que alquiló en la sabana de Bogotá a orillas del mismo rio.  Una mañana su mayordomo lo despertó informándole que el rio se había incendiado. Efectivamente los solventes que las tenerías del Villapinzón depositaban en el rio, se habían inflamado y bajaban llevados por la corriente.
Se involucraba  en las actividades que generaban adrenalina, así lo vimos en competencias de lucha libre en el coliseo menor.

Fue corredor de Karts a finales de los años sesentas, posteriormente compitió en varios ralleys en diferentes sitios del país piloteando su Ford 54 o el Simca 1000.
En un circuito en el sector de Mercasa Julio compitió con Juan Pablo Montoya quien estaba haciendo sus primeros pinitos. Como la regla de estos circuitos era que a quien le cogieran una vuelta de ventaja estaba obligado a hacerse a un lado y dar paso en este caso a  Juan Pablo, pero Julio quien era terco como una mula se negaba a hacerlo, por lo que al sobrepasarlo en una arriesgada maniobra, le soltó un madrazo que le quedó vibrando en el oído por  mucho tiempo.

El mantenimiento de su kart lo hacíamos en la fabrica de mi propiedad.
Con su hermano Héctor Manuel aportaron los terrenos y parte del capital de la venta del Edificio Vicente Jiménez, para asociarse con Jaime Ceballos y fundar el cuarto parque cementerio en Colombia llamado Prados de Paz, en inmediaciones del Aeropuerto Matecaña.

Después de un largo litigio con el Obispo Darío Castrillón y el Abogado César Augusto López perdieron la participación que tenían en dicho parque cementerio.
Con el gran sentido del humor que siempre mantenía comentó acerca de este fracaso: “Es muy difícil hacer negocios con gente que se viste por la cabeza”, refiriéndose a los curas que usaban sotana y a las mujeres que vestían batas en esa época.

Estuvo viviendo un tiempo en Nueva York de donde regresó para dedicarse a su profesión de piloto comercial.
Estuvo un tiempo instalado en Capurganá haciendo turismo con su avión Piper Arrow. Gran conocedor de la geografía nacional, un viaje con él a cualquier región del País se convertía en una lección de geografía, pues conocía los nombres de cuanta quebrada, rio, laguna o montaña sobrevolaba.

Varias veces estuvo a punto de accidentarse como cuando en búsqueda del avión siniestrado de Gustavo Gaviria en compañía de mi hermano Ariel estuvieron muy cerca de estrellarse en la serranía del Baudó, por un extraño fenómeno de nubes que se formaron alrededor del avión e impidieron la visibilidad por completo, lo que ocasionó que los coordinadores de la búsqueda los dieran por perdidos.

Fué piloto de fumigación y con su gran sentido humor comentaba que la aviación era la profesión mas peligrosa del mundo, pues mucho pilotos se habían muerto de hambre.
Este sentido del humor era genético pues su padre Teodoro era considerado una especie de Mark Twain criollo, sus dos libros, El hombre de la jaula y Un homenaje inesperado, así lo confirman.

Gran dibujante, participó en colectivas con sus carboncillos de gran calidad.
Fue periodista deportivo en La Tarde con sus notas sobre  automovilismo.
Trabajó como corrector de textos en la empresa Cekit, escuela por correspondencia en el aérea electrónica. Costa Rica desarrolló en este campo una gran industria que complementa sus ingresos por turismo, gracias a esta compañía.

En la Notaria Quinta con Beatriz Echeverry, entraron en la era digital sistematizando todo el proceso notarial.

Buen caminante con el grupo Cordada 14 recorrimos buena parte de territorio de Risaralda. Hicimos el tramo Santa Rosa El Manzano en dos etapas, verificando el camino del nivel, que mencionara Euclides Jaramillo en su libro Terror. Con los académicos Emilio Gutiérrez, Julián Chica y Álvaro Franco buscamos la posible ubicación de la aldea Condina.

Cuando se le salía el quijote que casi todos llevamos dentro, le daba por desfacer entuertos, así lo vimos en la campaña que juntos emprendimos contra la construcción de un hotel de turismo en la laguna del Otún.

Para tal fin ubicamos un kiosco en la plaza de Bolívar para recoger firmas contra el proyecto que considerábamos como un atentado ecológico contra un sistema tan delicado. El Ministro de ambiente Eduardo Verano de la Rosa se vió obligado a reversar el mencionado proyecto que la prensa local califico como el monstruo de la laguna.

En uno de los tantos viajes que hicimos juntos fuimos a parar al Chocó, en compañía de mi hermano Ariel, buscando un sitio para hacer minería de oro ya que éste había sido desplazado por la guerrilla y los paramilitares del norte de Antioquia. Viendo los desastres que la compañía Chocó Pacific había hecho en el  rio Atrato convencimos a mi hermano de que desistiera de ese proyecto.

Fué comunero, cuándo incursionó en política en la Comuna Universidad, siendo
 la  mano derecha de Carlos Alfredo Crosswhite, en la veeduría ciudadana para la ampliación de carrera novena, donde denunciaron todas las irregularidades en la compra de predios, así mismo  como las inconsistencias encontradas  en las Autopistas del  Café y en el sistema integrado del Megabús.

En la Academia Pereirana de la Historia lo vimos denunciar las irregularidades que en su momento encontró. Dejo para la Academia preparado los temas para el segundo número de la revista Pindaná de los Zerrillos.

Compartimos con Julio Cesar la veeduría ciudadana para el Aeropuerto de Matecaña, donde ya en su precario estado de salud me correspondió informarle los resultados obtenidos con la fracasada licitación para la construcción de la torre de control y la ampliación con llenos en ambas cabeceras de la pista, por parte de la firma contratista Icsa.

Vivió de acuerdo a sus capacidades y principios, poseedor de un gran sentido del humor, era frentero y apasionado en las causas en las cuales se involucraba.
Tuvo una vida intensa y al final podría decir parodiando a Neruda:
“Confieso que he vivido “



hernando salazar patiño <hersalpa3@hotmail.com>
5 jul. (Hace 1 día.)
Descripción: https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif
Descripción: https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif
Descripción: https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif
para mí
Descripción: https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif

ALFREDO

 

Por puro azar, porque te sigo es a través de tu página en el suplemento de La Patria,  me topo con el blog tuyo en el que se  habla de JULIO CÉSAR JARAMILLO VÁSQUEZ, con motivo de su muerte. No tenía idea y me ha sacudido. 

 

Hacía años no me veía con él -muchos más de los que no te veo-, pero hizo parte de mi vida como condiscípulo en San Luis Gonzaga y fue conmigo con quien tuvo el primer contacto cuando vino a terminar su bachillerato. 

 

Fue todo un personaje, quedó identificado por los compañeros como "el pereirano", y en unas fiestas, dado su orgullo, su carácter recio y francote, pero también, por su aspecto atractivo de "buen mozo" - tendría 16 o 17 años- y por pura chacota, lo elegimos "rey de los feos", a lo que después de la sorpresa, con rapidez mental, se amoldó, y nos siguió la corriente hasta disfrutar como el que más. 

 

Con el tiempo me hice más amigo de su hermano Héctor Manuel, que frecuentaba a Manizales visitando sus amigas poetas, a tu parienta Gilma de los Ríos en primer lugar. Y yo estuve en su casa en una o dos oportunidades. Sí que se fue pronto, pero de este hecho repentino me informé casi de inmediato. También vivía la vida con intensidad. 

 

A él le preguntaba por Julio César, lo mismo a mi familia, la muy extensa que tengo en Pereira, Alvaro Zuluaga Ramírez entre ellos, porque conocían y eran amigas de doña Colombia. (Me parece inclusive que emparentaron.- Alvaro sabrá)  Y nunca presumí de amistad pero sí del privilegio de haber conversado con el maestro Teodoro, de apreciar su gracia, y su distante ironía. 

 

Cuando trabajé en el Geográfico en esa ciudad, fueron muchas las fichas catastrales a nombre de don Vicente Jiménez que pasaron por mi mano o que certifiqué con mi firma. 

 

De modo que directa o por interpuesta persona -o hecho- Julio César Jaramillo, aunque más imagen que presencia, pertenece a mis recuerdos. El comentario afectivo y humanísimo de su amigo Oscar, me ha hecho remover la suya. Muchas de tus historias, Alfredo, me han tentado, porque merecen ser glosadas, pero ésta, tardía en mi conocimiento que le cedes al señor Jaramillo, aunque parezca ya historia, es para mí demasiado actual y por serlo en su sentido auténtico, me ha hecho agolpar todo un pasado. 

 

Con un gran abrazo, 

Descripción: https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif

 

Hernando Salazar Patiño      

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Sr Felipe Preciado quisiera saber mas sobre Miriam Jaramillo de Preciado, La busque en Barinas La capital del Edo en 1998 y 99 sin resultado alguno, Quien le escribe Ricardo Jaramillo B. .. arricardojaramillo@hotmail.com o arricardojaramillo@gmail.com

    ResponderEliminar