sábado, 30 de marzo de 2013

WILLIAM WALKER Y LA REPÚBLICA DE SONORA


Alfredo Cardona Tobón*



Desde los primeros años como nación independiente un vasto sector de la población de los Estados Unidos de América soñó con el “Destino Manifiesto” que le señalaba su expansión desde el océano Atlántico  hasta el Pacífico incluidos los territorios hispanoamericanos poblados por gente que consideraban de razas inferiores.

Las antiguas colonias inglesas compraron La Florida a España, La Luisiana a Francia, anexaron Texas en 1840 y California en 1845 e invadieron los territorios  de Colorado, Arizona, Nuevo Méjico, Nevada, Utah y partes de Wyoming, Kansas y Oklahoma; es decir el 55% de México.

LOS INTERESES DE LOS ESTADOS SUREÑOS DE LA UNIÓN

A  mediados del siglo XIX dos grandes bloques buscaban la supremacía en la Unión Americana: los estados del norte industrializados y opuestos a la esclavitud y los del sur con economía agrícola y recalcitrantemente esclavistas.

Para fortalecer sus posiciones, los sureños  urdieron la anexión de otros estados con la táctica empleada en Texas y en California, donde  comunidades anglosajonas se incrustaron, y una vez fortalecidas con la inmigración, independizaron los territorios y se unieron a los Estados Unidos. En este sentido fue notable la acción Los Caballeros del Círculo Dorado, la Asociación de los Hacendados del Sur y la Liga de los Derechos del Sur con intereses al sur del río Gila y con ambiciones incontroladas sobre nuevos territorios.

Con el apoyo del Círculo Dorado el 16 de octubre de 1853 el filibustero William Walker con medio centenar de hombres reclutados en los muelles de California se embarcó con rumbo a la península de Baja California; el pretexto era la defensa del puerto de Guaymas amenazado por los indios  apaches; pero la realidad era otra: se buscaba separar la vasta extensión de Sonora y Baja California para agregarlo a los Estados Unidos como otro estado esclavista.

Walker se internó en el mar de Cortés, desembarcó en la población de La Paz en la costa este de Baja California y el tres de noviembre de 1853 proclamó una Baja California libre, soberana e independiente. Poco pudieron hacer los mejicanos ante los invasores; el comandante Francisco del Castillo se refugió en San Diego y Antonio María Meléndez inició una guerra de guerrillas que con el correr de los meses minó la moral de los invasores en medio de una tierra desértica y solitaria.

La tropa de Walker reforzada por doscientos cincuenta voluntarios llegados de San Francisco tuvo que moverse de un lado a otro bajo la férrea disciplina impuesta por Walker; las raciones comenzaron a menguar y al final la tropa solo vivía de bananos y de pescado. Los merodeos en busca de alimentos se multiplicaron al igual que los enemigos que no perdían ocasión para asesinar a los invasores.

Sin el aliciente de tierras fértiles, ni el oro ni las riquezas, se fueron desvaneciendo los sueños de la tropa; en una tórrida noche tres filibusteros intentan desertar, pero Walker los sorprende  e inmisericordemente los manda fusilar. El 10 de enero de 1854  los norteamericanos retroceden a la   ensenada de Todos los Santos y en las ruinas de la misión de  San Vicente se proclama la república de Sonora que comprende, además, el territorio de Baja California.

Walker persiste en su aventura confiado en el apoyo de los Estados Unidos, pero la ayuda no llega;  pues el presidente Franklin Pierce interesado en la compra de la extensa zona de La Mesilla y otros territorios mejicanos, se ha comprometido a controlar el paso de los apaches por la frontera y a no inmiscuirse en los conflictos del vecino país. Pierce considera a Walker y a sus filibusteros como transgresores de las leyes de los  Estados Unidos  y  los invasores, sin comida y acosados por los habitantes de Baja California emprenden un largo recorrido por las sierras del Gigante y de San Pedro Mártir, traspasan la frontera y se entregan a las autoridades norteamericanas, que en un juicio de ocho minutos declaran inocente a William Walker.


¿QUIEN FUE WILLLIAM WALKER?

Este hombre de modales finos nació en el estado de Tennesse el ocho de mayo de 1824. De notable inteligencia  y gran ambición, Walker cursó medicina y derecho y complementó  sus estudios en Europa donde aprendió varios idiomas.

Walker se radicó en California donde ejerció el periodismo y se enfrentó a políticos corruptos.  Con el correr de los meses Walker se convirtió en un héroe local y en un instrumento de la causa sureña; defendió la esclavitud y creyó ciegamente en el Destino Manifiesto de los Estados Unidos. No se destacó por su valor, pues nunca combatió directamente, ni por sus dotes militares: era un oportunista  que soñó con imperios y con integrar a Centroamérica y lo que quedaba de Méjico a los Estados Unidos.

OTRO INTENTO FALLIDO

Un año después del fracaso de Walker en Baja California, el aventurero Henry A. Crabb, caballero del Círculo Dorado y amigo íntimo de Walker, desembarcó en Sonora con cien hombres en otro intento por  apoderarse de Sonora y sumarlo a los estados del sur. En Hermosillo, capital del Estado lo recibieron como libertador del pueblo y lo invitaron junto con su fuerza a un banquete público.  Los confiados filibusteros se sentaron alrededor de una larga mesa dejando las armas en una pared cercana; apenas habían principiado a gustar los manjares, una multitud de mejicanos se apoderaron de las armas, los hicieron prisioneros y la mañana siguiente los fusilaron a todos, inclusive al coronel Crabb.William  Walker, por su parte, continuó sus aventuras en Nicaragua, donde alcanzó la presidencia de la r, república,sumió al pais en una sangrienta guerra  y murió el 12 de septiembre de 1860 a manos de un pelotón de soldados hondureños.



republica, sumió al país en una sangrienta guerra y murió el 12 de septiembre de 1860 a manos de un pelotón hondureño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario