martes, 27 de marzo de 2012

BOLIVAR Y EL IMPERIO DEL BRASIL

Alfredo Cardona Tobón *

                                         Pedro I, emperador del Brasil           

Hay acontecimientos en la historia de Argentina y del Brasil que tocaron directamente con nuestro pasado; con Argentina nos unen las acciones conjuntas para liberar al Perú de la coyunda española y nuestra historia roza  con el  Brasil  en la actitud enérgica de Sucre contra los invasores de la provincia de Chiquitos en el Alto Perú.
Por otro lado, si fuera posible divagar, encontraríamos que, en cierta forma, el futuro de Brasil  estuvo en manos del Libertador Simón Bolívar cuando la Junta de Buenos Aires le propuso una alianza para atacar a esa nación, que en ese entonces no tenia la capacidad de resistir el embate conjunto de colombianos y rioplatenses.
EL REINO UNIDO DE PORTUGAL, BRASIL Y ALGARVE
Con la invasión de Napoleón a Portugal, la corte y la familia real de este país se trasladaron al Brasil bajo la protección de la Armada Británica y allí establecieron el centro del gobierno.
Desde la conquista de América y el Tratado de San Idelfonso que repartió los dominios en América Ibérica, los portugueses se adentraron en las tierras que le correspondían a España, y Carlota Joaquina, esposa del regente portugués,  hermana de Fernando VII, pretendió gobernar al virreinato de Río de la Plata en nombre de los Borbones.
En  agosto de 1816  las tropas del Reino Unido de Portugal y Brasil invadieron la Provincia Oriental (Uruguay) y Artigas, Protector de cuatro estados federales del Río de la Plata, hizo frente a los intrusos que contaron con  el apoyo tácito de la Junta de Buenos Aires que consideraba a Artigas su peor enemigo. Después de tres años de derrotas y sufrimientos, los orientales se rindieron y el Brasil anexó la Provincia Oriental que denominó Provincia Cisplatina.
Después de la derrota de Napoleón, el regente regresó a Europa y en 1822 Brasil declaró su independencia  dejando al príncipe Pedro como emperador.
En 1825 los orientales comandados por Juan Antonio Lavalleja y  apoyados por Buenos Aires se rebelaron contra los invasores y les propinaron serias derrotas; pero la Junta del Rio de la Plata, asfixiada por el bloqueo marítimo, entregó la Provincia Oriental a los brasileños. Pese a la traición, los orientales siguieron resistiendo hasta que Brasil, presionado por Inglaterra, reconoció la independencia de la banda oriental o  república del Uruguay.
BOLÍVAR EN EL ALTO PERÚ
El Libertador Simón Bolívar atendió el clamor del Alto Perú para conformar una nación independiente en un territorio que,  como decía el caraqueño, pertenecía por derecho al Río de la Plata, de hecho a España, de pretensión al Perú y de voluntad a sus habitantes.                           
En 1825 una nueva nación, denominada Bolivia, nombra a Sucre primer presidente. En esa etapa caótica  Sucre tiene que enfrentar las pretensiones peruanas, dominar los reductos realistas, dirimir conflictos territoriales con el Río de la Plata, hacer frente a la malquerencia contra los colombianos y frenar en seco la expansión brasileña.
Las incursiones brasileñas y portuguesas a las provincias limítrofes no eran novedad, los brasileños había ocupado la Provincia de Sacramento y de continuo invadían zonas de las provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos y se habían afianzado en Río Grande del Sur, un enorme territorio que perteneció en gran parte a la Provincia Oriental.
Para atajar la voracidad del Imperio brasileño,  los rioplatenses buscaron la alianza con Bolívar, esperando el apoyo de los colombianos para negociar  y detener a los intrusos; para tal efecto los rioplatenses enviaron al Perú una comisión encabezada por Carlos María Alvear para que interesara al Libertador. Razones no faltaron para ganarse la voluntad de Bolívar: la intervención contra Brasil daría una excusa para derrocar al dictador paraguayo Rodríguez de Francia, eliminar la monarquía brasileña aliada de la Santa Alianza y enemiga de la República y de contera fragmentar al Brasil, dar mayor poder al Río de la Plata y convertir a Colombia en el árbitro de los destinos suramericanos.
Un sector rioplatense aprobaba la intervención de Bolívar, otros veían en el Libertador un peligro para su soberanía, en Santa Fe de Bogotá, por otro lado, las propuestas de Buenos Aires se miraban con recelo: el presidente Santander desconfiaba de los rioplatenses por su centralismo ,por la anarquía que reinaba entre ellos y sobre todo, por el escaso apoyo que prestaron a Colombia en su lucha en el Alto Perú.
 Además de lo anterior, era necesario tener en cuenta la opinión de Inglaterra, la primera potencia en ese entonces, cuyo embajador en Rio de Janeiro estaba buscando un acuerdo amistoso entre Rio de la Plata y Brasil, no por altruismo sino para preservar los intereses comerciales de esa nación europea.


EL PULSO ENTRE DOS NACIONES
En 1825 gobernaba la provincia de Chiquitos, en el Alto Perú, el coronel Sebastián Ramos, quien ante el avance patriota, prefirió entregar la  provincia al gobernador del estado brasileño de Matto Grosso mediante una capitulación que reconocía al emperador Pedro I.
El 25 de abril de 1825 cuatrocientos soldados del Imperio ocuparon la capital de Chiquitos y su comandante, dando como un hecho la incorporación de ese territorio al Brasil, envió una nota al general Sucre y otra al emperador Pedro I anunciándoles la anexión de Chiquitos a Matto Grosso. De inmediato Sucre  contestó al jefe de los invasores  : “ ...prevengo pues al Sr. Comandante General en Santa Cruz que si V.S. no desocupa en el acto la provincia de Chiquitos, marcharé contra V.S. y no me contentaré con libertar nuestras fronteras, sino que penetraré al territorio que se nos declara enemigo llevando la desolación, la muerte y el espanto...”
Antes que Sucre moviera las victoriosas huestes colombianas, los brasileños desocuparon a Chiquitos tras saquear los templos de Santa Ana y San Rafael. Bolívar escribió a Alvear denunciando el atropello, pero contuvo el avance de Sucre, pues Pedro I  había  repudiado la incursión a Chiquitos y para tranquilizar a Sucre y a Bolívar  había destituido al gobernador de Matto Grosso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada