sábado, 12 de noviembre de 2011

MANUEL ROERGAS SERVIEZ: UN FRANCÉS PATRIOTA Y AVENTURERO

Alfredo Cardona Tobón*



La luna se escondía en  los festones del morichal y en el estero cercano se oía el bronco mugido de un padrote entrelazado con el repique se cuatro bestias camino al rancho donde duerme Manuel Roergas Serviez.
No hay centinelas ni un perro guardián, el oficial se ha retirado de la guerra y se ha sumergido en la  engañosa paz de las inmensas sabanas.

-          Una orden urgente para mi general!-  gritó uno de los recién llegados.

En esa  noche de fines de octubre de  1816 el francés abrió la puerta sin adivinar una celada y cuatro asesinos  lo empujan hasta un bosquecillo cercano y lo 'cosen' a lanzazos. Inerme, desarmado  cae al suelo bañado en sangre, los gritos de agonía inquietan unas corocoras , dos lanchos se sumergen en el río el padrote muge y en la oscuridad de la noche se pierden los homicidas..
Los bandidos robaron la  vida a un veterano que acompañó a Napoleón en las gloriosas campañas y  le  arrebataron la gloria futura de figurar en la historia en los ejércitos que liberaron a media Suramérica.

UN PASADO MISTERIOSO

Arrogante, cruel, belicoso…Serviez  fue un hombre de presa, exactamente el combatiente que necesitaba la Patria niña para templar el ánimo de los granadinos y enfrentarlos a  los estandartes del rey.

 Serviez dejó el ejército francés  por un lio de faldas y   para evitar contratiempos  tomó rumbo a la Nueva Granada donde en esos momentos el pueblo se levantaba contra el poder español

En 1813 el  gobierno de Santa Fe  encomendó al oficial el entrenamiento de  sus tropas quien reunió en Cartago los restos de la destrozada fuerza de Caicedo y Maculay y se dispuso a frenar el avance enemigo.  El entrenamiento es riguroso. "Este hombre no dormía, escribe Hilario López , pasaba las noches rondando las guardias, haciendo ejercicios de campo y dando sorpresas a los centinelas, en términos tales, que llegó el caso de arrojarse sobre uno desarmado y matarlo con un fuerte golpe."

POR LA TROCHA DEL QUINDÍO.

Como no llegaron los refuerzos pedidos a Santa Fe y era inminente el ataque de una fuerza realista muy superior,  Serviez se retiró con cuatrocientos reclutas patriotas de la población de  Cartago y se dirigió a la ciudad de Ibagué; los realistas fueron tras ellos y los alcanzaron en el sitio Piedra de Moler; Serviez contraatacó pero lo detuvo una barranca escarpada.
Después de una noche cruel, sin agua ni alimentos,  y acosados por el fuego enemigo, los republicanos repasaron el río La Vieja y emprendieron el ascenso de la cordillera por la tenebrosa trocha del Quindío; fue una travesía dramática: "no teníamos ni cobijas para abrigarnos durante la noche en el frio páramo- agrega Hilario López - No nos alimentábamos sino de carne medio cruda de mulas moribundas que los pasajeros abandonaban en semejantes parajes.."

EN MEDIO DE LAS INTRIGAS

 En Ibagué Serviez adiestró una escuadra de caballería y  al paso de Nariño se unió a la tropa que marchaba  hacia las provincias del sur. El francés no estuvo de acuerdo con la dirección de las operaciones, desconoció la autoridad de Nariño, hubo malestar entre los soldados y Nariño para evitar males mayores apresó a Serviez y lo remitió a la capital del virreinato. En Santa Fe lo liberaron y con Francisco José de Caldas se  desplazó a Medellín donde fundó la Academia Militar, que habría de formar valiosos oficiales para la Patria.

EN LOS ESTERTORES DE LA PATRIA BOBA

Bajo las órdenes de las Provincias Unidas,  Serviez  ataca a Santa Fe, y pese a estar herido encabeza una carga de caballería y toma los cañones cundinamarqueses, facilitando el triunfo de los federales; luego se incorpora a las tropas caucanas y el cuatro de  julio de 1814 lucha con heroísmo en el sitio del Palo; una descarga de fusilería mata a su caballo y a pie Serviez dirige un embate a bayoneta que desconcierta a los realistas y los hace huir en derrota. 

Las disensiones, los terremotos y las pestes, vistas por el pueblo como un azote divino, minaron la resistencia americana. Tras el desastre en la Cuchilla de Tambo, el presidente Torres confió a Serviez el mando del Ejército y cuando Fernández Madrid asumió el gobierno  quiso capitular,  pero Serviez se opuso y con unos pocos soldados se dirigió a los llanos orientales a continuar la lucha contra los españoles..

LA MARCHA CON LA VIRGEN DE CHIQUINQUIRÁ

Para motivar a los granadinos y sumar voluntarios a sus filas, Serviez  marchó con la imagen de la Virgen de Chiquinquirá rumbo al Casanare, fue una imprudencia, opinó Santader, "en vez de esto, el cuadro  no sirvió  sino para embarazarnos en los desfiladeros y dar lugar a que el enemigo nos picase la retaguardia. "Los patriotas dejaron el cuadro de la Virgen en el Alto de Saname y tras las deserciones y las capturas, sólo doscientos combatientes, entre oficiales y soldados, llegaron al caserío de Pore. El comandante Serviez y su gente continuaron hasta Arauca donde se unieron a los llaneros en su lucha por la libertad.

 Una Junta de Oficiales designó a Paez, general del Ejército de Apure y a Serviez y a Urdaneta como asesores. El once de octubre de 1816 los patriotas chocaron con los realistas en el Hato de Yagual.; fue  un encuentro  sin cuartel ni clemencia, escuadrones de caballería comandados por Santander, Serviez y Urdaneta barrieron a los jinetes realistas y la esperanza de la indepedencia renació en la tierra granadina.
Después del combate del Hato del Yagual, Serviez solicitö una licencia para retirarse por unos días y descansar en el Hato de Chorreros, está cansado de tanta lucha, busca un espacio de paz y se interna en los pajonales con tres bestias, un baúl y una  mulata llanera.

La mulata lava el cadáver del oficial francés que soñó con la gloria en suelo amearicano, el sol rojizo se despereza en el horizonte, bandadas de garzas  descienden sobre el estero y bajo las palmas de moriche la sangre coagulada de Serviez empapa las entrañas de la tierra.

 El crimen quedó impune , se supone que los asesinos buscaban oro en el baúl que llevo consigo Serviez. La ingratitud arropó la memoria de Manuel Roergas Serviez y el llano generoso abrió su seno para guardar el cuerpo del valiente europeo cuyas cenizas se convirtieron en parte del suelo americano.


8 comentarios:

  1. Serviez, fue un asesino, ex convicto, sacrílego, saqueador y mercenario entre otros males. Por favor, tenga piedad de la amnésica. folclórica y embustera Patria Boba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. puede tener razón, desde el ángulo en que mire como sucedieron las cosas en la vida de la persona que trajo la formación de estado mayor de ejercito al ejercito patriota y de cuyas enseñanzas hoy día dependen muchas estrategias derivadas de las campañas de Napoleón, no le quiera quitar valor a la vida de este heroe

      Eliminar
  2. Pero ""bueno saber las historias comoque paso y como fue la independencia de colombia porque si no hubieran existido no sabiamos nada de la independencia !!!!!!y toda la baina!!!!!?

    ResponderEliminar
  3. Sobre la forma en como fué utilizada la Virgen de
    Chiquinquirá por Serviez, hay un delicioso y pican
    te relato en la Historia Extensa de Bogotá. Vale
    la pena leerlo.

    ResponderEliminar
  4. Por favor envía el relato para publicarlo. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Parece que Paez,celoso de su mando,vió en Serviez un contendor y fraguó su muerte.

    ResponderEliminar
  6. Lo de la mano de Páez parece ser cierto.

    ResponderEliminar
  7. Lo de la mano de Páez parece ser cierto.

    ResponderEliminar